Mié. Ago 10th, 2022

“Publicar los hechos de nuestra admirable historia, una historia sin igual” es el objetivo de Nuestra Historia, una página de Facebook que tiene como cometido difundir la magnífica historia de España. Hace meses te pedimos permiso para publicar tu escrito y desde aquí te agradecemos tu disponibilidad y colaboración.

Sus textos parten de la escritura de Guillermo López, un escritor fantástico que nos hará vivir la historia como si estuviéramos presentes. En el caso de la Batalla de Zulema seremos un soldado español de las legendarias guerrillas de Juan Martín Díez ‘El Empecinado’, el gran héroe de Alcalá nacido en Valladolid.

Contexto (Portal de Archivos de España, Ministerio de Cultura)

El 22 de mayo pero de 1813 (hace 209 años) tuvo lugar la Batalla de Zulema, cerca del puente del mismo nombre, situado sobre el río Henares, en las afueras de Alcalá de Henares.

Esta batalla tuvo lugar en el marco de la Guerra de Independencia Española (1808-1814) y en ella las tropas españolas de “El Empecinado” se enfrentaron y derrotaron a las francesas. A raíz de este triunfo, Alcalá de Henares quedó definitivamente libre de la presencia de las tropas napoleónicas.

Años más tarde, la ciudad complutense quiso homenajear a Juan Martín Díez «El Empecinado» levantando un monumento en su honor situado en la Plaza del Empecinado, al final de la calle del mismo nombre.

Alcalá de Henares amanece tapada por los franceses (Guillermo López)

Más de 2.000 invasores, cañones y caballería pretenden profanar este suelo sagrado y milenario.

Nunca lo permitiremos.

Tengo listos mis hombres, apenas mil, y arengándolos como era ancestral a la valerosa sangre española, les grito:

– “¡Este es el lugar hermanos! ¡Aquí es donde todo se reduce a!

¡Esta es nuestra tierra, esta es nuestra casa y la casa de nuestros padres! ¡Gente española! ¡Por el honor español que nunca cruzará el puente! ¡¡¡Derramamos la sangre del invasor aquí y ahora!!!»

El Puente del Zulema nos separa de las ranas, pero prácticamente podemos mirar sus ojos malditos.

Los invasores van con todo, caballería, artillería y su infantería; pero también vamos con todo, bailes, honor y que detrás de nosotros están nuestras familias y nuestros compatriotas.

ellos cobran

Y el ruido hace vibrar las piedras más pequeñas que se levantan del suelo.

Pero como un viejo tercio de la infantería, disciplinados, firmes y silenciosos, esperamos…

Ya están llegados.

– «¡¡AHORA! ¡¡¡FUEGO!!!»

Y una andanada de plomo, humo y ruido, ahogan los chillidos de las ranas que caen desplomadas impotentes, mientras nuestra segunda fila se prepara a mi mando.

– «¡¡FUEGO!!! ¡BOOM! ¡BOOM! ¡BOOM!»

Segunda volea, mismo resultado.

Las ranas ya no gritan, simplemente mueren, se desangran en la cubierta y cualquiera que todavía gime es golpeado con la bayoneta.

Los franceses ya no tienen ninguna ventaja, solo tienen combate cuerpo a cuerpo, sin artillería, sin caballería, y aquí estamos: ¡no tendrás elección!

-«¡¡¡SEGUIR ADELANTE!!!»

Y nuestras miradas lo dicen todo, odio, venganza, asco… nos dais asco, chicos, y ellos lo ven y lo sienten.

Los que pueden darse la vuelta y salir corriendo, pero los que no tienen tiempo… bayonetas y cuchillos hacen el resto, yo no detengo a mis soldados, están en su derecho.

El Puente del Zulema está sembrado de cientos de cadáveres franceses.

Alcalá de Henares está a salvo y lo que queda del francés huye con el rabo entre las piernas hacia Torrejón de Ardoz.

El 22 de mayo de 1813, los invasores huyen en lo que ahora es una derrota general que les costaría cientos de miles de vidas.

¡Gabacho!, ¡Alcalá de Henares nunca pisotea y nunca se rinde!

Para mis compatriotas, Juan Martín Diez, mejor conocido como: El Empecinado.

GLORIA ETERNA !!!

Más información: no dejes de leer los relatos de nuestra historia, imprescindible.