Dom. Oct 2nd, 2022

Foto de Pedro Enrique Andarelli

  • Las ferias de Alcalá este año no tendrán actos taurinos, lo que supone, según el Ayuntamiento, un nuevo incumplimiento de contrato, el sexto consecutivo.
Foto de Pedro Enrique Anadarelli

Alcalá de Henares no contará con actos taurinos durante las Ferias de 2022, según ha reconocido a los medios la concejala de Festejos, María Aranguren. Es una gran noticia que se puede dividir en dos aspectos: por un lado, este año no habrá abusos legales, apuñalamientos y muerte de toros y sufrimiento de caballos en la ciudad; y, por otro lado, «la ausencia de celebraciones pone de manifiesto un año más la inutilidad del contrato firmado por el Consistorio y la Corrida Alcalaina en 1998».

“Y es que la falta de celebración de la Feria Taurina no es porque el Ayuntamiento de Alcalá, gobernado por PSOE y Ciudadanos, haya decidido dar un valiente paso al frente contra las actividades que destrozan, humillan y matan animales, sino porque ha sido la propia empresa haberlo comunicado al ayuntamiento».

Aunque no se han hecho públicas las causas de este nuevo incumplimiento, la concesionaria indicó en un medio de comunicación que la participación de público en los dos festejos taurinos celebrados el año pasado fue «muy, muy baja». En otras palabras, es fácil interpretar que el fracaso de estos eventos se debería a una cuestión puramente económica y supondría por tanto el sexto incumplimiento consecutivo del contrato estipulado entre ambas entidades (sin contar 2020, azotado por la pandemia).

Aun así, y a pesar de los reiterados incumplimientos contractuales, “el Ayuntamiento mantiene una extraña posición inmóvil, mientras el coso, un espacio con 8.400 butacas y que podría albergar a más de 10.000 personas en un concierto, sigue infrautilizado y se cae literalmente a pedazos”. como pudimos comprobar con el desprendimiento de parte de la fachada la semana pasada. Es decir, a pesar de los reiterados incumplimientos contractuales (últimos seis años sin contar 2020), el Ayuntamiento ha optado por sentarse a esperar a ver qué ocurrirá en los próximos 26 años que aún faltan para la celebración del contrato.

La propia Aranguren ha dejado entrever que la actitud del Ayuntamiento en este caso seguirá siendo pasiva, más allá de la apertura de un expediente sancionador contra Taurina Alcalaína, y ha apuntado que «esperamos que en algún momento la empresa se recupere y podamos llegar a un acuerdo». o suspender el contrato, o que sea conforme a lo establecido en el mismo.

Sin embargo, la plataforma ciudad de Alcalá Antitaurina cree que la posición del Ayuntamiento debe ser la contraria: no puede quedarse a la espera, sino que debe mantener una actitud proactiva con la que renegociar o rescindir el contrato con la empresa adjudicataria e iniciar uno nuevo. proceso de concurso en el que el ruedo se considera un espacio escénico para eventos como conciertos, festivales de cine, teatro… y otras actividades y en el que no se hace mención explícita a la tauromaquia, como sí se está haciendo en otras ciudades españolas.

No es comprensible que, en el Pleno de julio de 2021, el Ayuntamiento afirmara que no se puede eliminar del contrato la obligación de celebrar un número mínimo de espectáculos taurinos porque supondría una «modificación sustancial» del contrato y, en En cualquier caso, en caso de incumplimiento de este elemento esencial, el Ayuntamiento espera perezosamente “a que la empresa entre en razón”, como dice Aranguren.

Alcalá Antitaurina entiende que es un contrato heredado de los tiempos del Partido Popular de Bartolomé González (1998). Sin embargo, el PSOE ha cumplido ya su séptimo año de gobierno, periodo en el que podría haber tomado medidas más allá de los expedientes sancionadores que, como vemos, no han hecho más que infrautilizar un lugar que todo el mundo paga a los alkalainos.

Así, tal y como ha señalado Aranguren, el Ayuntamiento ya ha pagado a la empresa más de 3 millones de euros desde 1998 y, en caso de resolución del contrato, deberá abonar otros 2 millones. No entendemos a qué se debe este último pago, ya que se trata de un incumplimiento por incumplimiento, pero, además, dándolo por hecho y, teniendo en cuenta que el Municipio paga actualmente un impuesto de 125.000 euros/año por de haber feria taurina, en el improbable caso de que esta tasa no suba con el IPC, el Ayuntamiento pagaría otros 3.250.000 euros hasta 2048, es decir, un millón de euros más que si se rompiera el contrato en 2022. Además, en la reunión del Consejo de Administración de 21 de septiembre de 2015, se prevé la posibilidad de que, en caso de que se habilitara un nuevo concurso público, el nuevo adjudicatario asumiera dicha cantidad a la que se refiere Aranguren, o que el Ayuntamiento El Municipio no habría tenido que pagar ese dinero para rescindir el contrato.

En definitiva, “aunque este año no hay que lamentar la matanza de animales, la situación no ha cambiado: sigue en vigor un contrato por el que el Ayuntamiento obliga a una empresa a organizar una serie de actividades taurinas hasta el año 2048 e Il Consistoro paga 125.000 euros anuales (cantidad que se revaloriza con el IPC) por eventos económicamente deficientes y culturalmente deplorables que han provocado la ausencia casi total de eventos en uno de los espacios con mayor aforo de Alcalá. Además, si no se celebra la feria taurina, el Ayuntamiento no paga la tasa, prueba más que suficiente de que el Consistorio, y con él los alcalaíes, están financiando la corrida con dinero público.

Alcalá Antitaurina cree que, como en otras ocasiones se ha modificado el contrato suscrito por el Ayuntamiento y la empresa adjudicataria para cambiar el número de corridas, es posible modificar o rescindir este contrato para que el uso de La Estudiantentil deje de estar vinculado a el sufrimiento y la agonía de la muerte de los animales, sobre todo sabiendo que este uso es absolutamente deficiente y da una mala imagen al turismo cultural que se merece una ciudad histórica. La plataforma ciudad reitera que este espacio se puede utilizar para eventos culturales, conciertos, eventos deportivos… Es mucho más apropiado que Alcalá organice un festival de teatro en esta plaza que una corrida de toros.

Si se cambiara el contrato para organizar este tipo de eventos o se abriera una nueva convocatoria que realmente apueste por la cultura y no por el maltrato a los animales, se podría dar un uso dinámico a esta plaza, dándole mayor protagonismo desde el punto de vista de la turismo y aumentaría las opciones comerciales con el aumento de puestos de trabajo que ello supone, además de dar un futuro sostenible y sostenible a un lugar infrautilizado que cuesta dinero a los alcalaíes.


Por Juan Manuel González López

Juan Manuel González López, nacido en Alcalá de Henares, es un periodista español especializado en información deportiva. Ha trabajado para varios medios de comunicación en España, como El País, Marca y AS. González López comenzó su carrera profesional en el departamento de deportes del diario El País, donde trabajó durante cuatro años. A continuación se incorporó a la plantilla del diario deportivo Marca como reportero. Tras dos años en Marca, se trasladó a AS, otro diario deportivo y amplió su registro periodístico.