Mar. Jun 28th, 2022

Cecilia Roth se encargó de poner voz a las palabras de Cristina Peri Rossi. / EP

Él Premio Cervantes reanudó la asistencia ayer, después de una pausa de dos años debido a la pandemia. Lo hizo con la ausencia del ganador, cristina rossipero eso no impidió que la escritora uruguaya dejara su impronta durante la ceremonia.

Su discurso, leído por la actriz argentina cecilia rodriguez, se ocupó del papel de la literatura en tiempos de guerra, dejando al mismo tiempo su visión de la figura femenina en la obra de Cervantes. Un amigo de Peri Rossi presente en el evento, Lil Castagnet, reveló que el escritor lo siguió desde su casa: “No pudo estar, porque está enfermo, pero está feliz. Esperamos que le guste, pero también que no se emocione demasiado con su corazón».

En la jornada cervantina de Alcalá de Henares participaron los Reyes de España y también otras personalidades, desde el presidente Pedro Sánchez hasta el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta.

Con Cecilia Roth en el escenario dando voz a la ganadora, Peri Rossi se quejó de que si escribía «los versos más agradecidos» de ese día, «no salvaría a los que mueren de bombas y misiles en la Europa de la cultura». La autora uruguaya, que definió su pasado marcado por el exilio y la influencia de lecturas como el quijoteadmitió que «su espíritu está oscurecido por el temor de que el mal y la violencia sean una constante en la existencia humana y que la lucha entre el bien y el mal sea eterna».

«El siglo XX casi empieza con una guerra mundial y acaba con otra local, la de los Balcanes», ha recordado, y añade que existe otro riesgo, que esa lucha entre el bien y el mal «sea ridiculizada, como ocurre en el mismo libro de Cervantes”. Peri Rossi también aludió al feminismo de Cervantes, que transforma a Marcela -un personaje del Quijote- en una heroína trágica. “Para conservar su libertad frente a los hombres que quieren poseerla, dominarla, renuncia a la vida social, aislándose del mundo, huyendo de los hombres. Por supuesto, esta heroína sería luego calificada de histérica, frígida y neurótica por no asumir el papel que le asigna la sociedad patriarcal”, agregó.

“En su ausencia, que tanto lamentamos -subrayó el Rey Felipe VI en su discurso-, queremos darle las gracias por haber sido muchas veces rebelde, indómito, transgresor, diferente, en definitiva; gracias por los caminos literarios y vitales que habéis abierto, para ampliar el patrimonio del imaginario a ambos lados del océano, sorteando los caminos trillados de la vida y la literatura”.