Jue. May 30th, 2024

Aunque entre nosotros se remonta a los años veinte del siglo pasado, la Día del libro fue consagrada como celebración internacional a finales de los años noventa, y se sabe que la elección del 23 de abril se hizo en homenaje a Cervantesque en realidad murió el día anterior, y al mismo tiempo Shakespeare, aunque en su caso la fecha corresponde al antiguo calendario juliano. Quien lo hizo precisamente ese día, del mismo año 1616, fue el Inca Garcilasoes decir, el formidable autor de Comentarios realesacertadamente llamado el príncipe de los escritores del Nuevo Mundo, cuya casa cordobesa en Montilla –donde vivió durante tres fructíferas décadas– visitamos una vez en la inmejorable compañía de Fernando Iwasaki, dos veces gran devoto de su compatriota. Felizmente impulsada por España, la iniciativa sustituye, en amplias zonas del cristianismo, a la fiesta de san jorgepatrono de la caballería y de naciones como Inglaterra, Portugal o Georgia, de decenas de ciudades europeas o americanas y de la antigua corona de Aragón, de donde provienen sus antiguos antepasados ​​en Cataluña y particularmente en su capital, que al menos de nombre fusionaron ambos cultos. , la del santo y la del libro, en un mismo día jubiloso.

Barcelona se enorgullece con razón de albergar un evento único en sus calles

Además de la feria, que en Barcelona No existe como tal, aunque existen numerosos actos concretos, la celebración se ha extendido a otros muchos que también sacan, como dicen, los libros a la calle, en una escala menor y ciertamente incomparable. Quien lo haya presenciado estará de acuerdo en que no hay nada comparable al espectáculo que ofrecen Las Ramblas y sus alrededores. El día de Sant Jordi, una concentración realmente masiva que permite a los editores y, sobre todo, a los libreros -por no hablar de los floristas- hacerse con una parte muy importante de la facturación del año. Es en días como estos, a pesar de la deriva bastante desastrosa de la comunidad a nivel político, cuando podemos seguir hablando de la ciudad mediterránea como referencia internacional, a nivel de París y su extraordinaria red de librerías o en el área latinoamericana de Buenos Aires, donde el amor por los libros ha sobrevivido a las peores calamidades. Tambien es Madridpero el aire solemne e institucional de la entrega del Premio Cervantesen Alcalá de Henares, ni la rica programación de los barrios, no la tienen personaje popular y multitudinario –los esfuerzos del sector se concentran allí en la posterior Feria del Libro–, que ha transformado literalmente Sant Jordi en una fiesta, aunque este año se celebra en un día laborable, cada vez más descentralizada o extendida a otros barrios de la ciudad, de los cuales, con razón, presume de acoger un evento único en sus calles.



El gran espectáculo de la ciudad catalana muestra lo mejor de su tradición ilustrada

No sólo por su pequeño tamaño, sino que en otros lugares es impensable que cientos de miles de personas –un millón, según estima ritual para eventos importantes– Centrémonos en los libros, pero hay que reconocer que estamos hablando, como se ha dicho, de un espectáculo, que tiene mucha representación en el que la ciudad, con liturgia orgullosapone en escena lo mejor de su tradición ilustrada, en una amplia diversidad que abarca el impulso de Renaixença – la base del fervor nacionalista y la reivindicación del catalán como lengua cultural – pero abarca todos los niveles de una sociedad urbana que sigue siendo, a pesar de quienes quisieran que sea unánime, heterogénea y plural, todavía centro mundial de la edición en español. Este tipo de letra masivo puede no ser una cualidad, aunque es atractivo y favorable para los profesionales del libro, especialmente para los lectores no ocasionales, que tal vez prefieran el tamaño más modesto y transitable del libro. suburbios provincialespero la imagen de calles abarrotadas por motivos ajenos a la política o al deporte no es despreciable.

Los placeres y lecciones de la lectura no discriminan entre sus beneficiarios

Entonces debemos recordar siempre que aquí y allá y en todas partes, cada día es un buen día para celebrar a Cervantes, a Shakespeare o a los Incas, como Nuestro como el primero, a los demás que suelen ser citados –Nabokov Nació el día anterior y también según el calendario juliano, o según el favorito de todos. A diferencia de otras actividades, mucho más dudosas, para las que se aplica lo mismo hermosa retóricaleer es un herramienta de transformación que sirve, como dicen los textos promocionales, para reducir las desigualdades, mientras que los placeres y enseñanzas que ofrece no discriminan entre sus beneficiarios. Todo sería mejor para nosotros si a lo largo del año, y no sólo en determinadas ocasiones, los libros fueran inseparables de los días.

leyenda dorada

En casa tenemos un apego especial San Jorge porque una de nuestras residencias itinerantes estaba justo en la calle que lleva su nombre, donde años atrás se celebraron varios salones -más dionisíacos que literarios- a su paso, recreados por el artista e ilustrador manuel ortiz en la preciosa caricatura, hasta ahora inédita o confinada al ámbito de las publicaciones clandestinas, que damos en primicia. Como suele suceder con los santos mayores, Jorge de CapadociaMártir ejecutado por el emperador Diocleciano, adquiere rasgos legendarios que en parte remiten -el sincretismo ya se produjo en la antigüedad y continuó operando tras la decadencia del paganismo- a héroes o personajes de la mitología clásica, en su caso el semidiós griego. Perseo, cuya lucha con el monstruo marino para liberar a Andrómeda prefigura la de San Jorge y el Dragón en la tardía y popular reelaboración de la Edad Media. Declarado por leyenda dorada De Santiago de la Voráginela escena ha tenido una amplia presencia en el arte y iconografía de occidente, enriquecido con variantes que sitúan la fuente o estanque asociado a la bestia en geografías locales. Incluso en el nuestro tiempo secularizadoPoco receptiva a las historias piadosas, la noble figura del caballero no ha dejado de irradiar su poderoso simbolismo.

El Día del Libro y la celebración de San Jorge: una tradición literaria y cultural
El artículo destaca la importancia del Día del Libro, celebrado el 23 de abril en honor a Cervantes y Shakespeare, así como la festividad de San Jorge. Se resalta la tradición literaria y cultural en Barcelona, donde se lleva a cabo una masiva celebración con libros y rosas en las calles, mostrando lo mejor de la tradición ilustrada de la ciudad. Se enfatiza la importancia de la lectura como herramienta de transformación y se menciona la figura de San Jorge y su conexión con la mitología clásica. El artículo concluye destacando la importancia de celebrar la literatura todos los días.

Aquí va la fuente original para saber más.

Por Juan Manuel González López

Juan Manuel González López, nacido en Alcalá de Henares, es un periodista español especializado en información deportiva. Ha trabajado para varios medios de comunicación en España, como El País, Marca y AS. González López comenzó su carrera profesional en el departamento de deportes del diario El País, donde trabajó durante cuatro años. A continuación se incorporó a la plantilla del diario deportivo Marca como reportero. Tras dos años en Marca, se trasladó a AS, otro diario deportivo y amplió su registro periodístico.