Mié. Jun 29th, 2022

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha un sistema de protección del patrimonio histórico-artístico propio basado en la elaboración de fichas de salvaguardia con información útil sobre los bienes a proteger, en caso de intervención de los servicios de emergencia en incendios o cualquier otro suceso en edificios protegidos o que conserven obras de Arte.

Desde su inicio a finales de 2019, se han elaborado estos expedientes sobre 102 edificios eclesiásticos y, en 2021, Se ha puesto en marcha una nueva línea de actuación, extendiendo la medida a otros espacios, como la Casa Natal de Cervantes, en Alcalá de Henares, y la Casa Museo Lope de Vega, en Madrid.

La consejera de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, compartió este jueves en la Jornada del sector cultural, celebrada en Sevilla, esta iniciativa impulsada por la Dirección General de Patrimonio Cultural, pionera en el número del patrimonio real que abarca, según informa el Gobierno de Madrid en una nota.

Rivera de la Cruz lo explicó este año Se comenzará a trabajar en la elaboración de esta información sobre el castillo de Manzanares el Real y sobre la Capilla y Paraninfo de la Universidad de Alcalá.

Además, mientras se realizan visitas a iglesias para probar la aplicación de esta herramienta con los bomberos de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital, está previsto que este año se realice un simulacro de incendio y una actuación de las iglesias con el objetivo de mejorar la eficacia de este sistema.

Las fichas de seguridad se elaboran en colaboración con los servicios de emergencia y las fuerzas de seguridad y contienen información muy valiosa en situaciones de desastres naturales o eventos sobrevenidos.

Por ejemplo, en caso de incendio, proporcionan a los bomberos datos muy útiles para organizar la entrada al edificio afectado y salvar los bienes muebles más importantes.

Relación de mercancías y forma de proceder a su retirada

En concreto, cada expediente o expediente recoge las características constructivas del inmueble, su planta y su entorno, así como información sobre su accesibilidad operativa en caso de emergencia y sobre los sistemas con los que debe hacer frente a determinadas situaciones de riesgo (por ejemplo detectores extintores de humo y fuego).

Además, incluyen una relación de los bienes muebles que alberga el espacio y las obras prioritarias. En este sentido, se diferencian las piezas por niveles de relevancia y se identifican aquellas que pueden ser evacuadas y aquellas que deben ser protegidas in situ.

También explica cómo proceder con la eliminación de estos activos y las diferentes formas de acceder y eliminarlos. Toda esta información está incrustada en soportes digitales para uso exclusivo de los servicios de emergencia y fuerzas de seguridad.

Un ejemplo de los bienes protegidos por este instrumento son los contenidos en la Parroquia de San Ginés de la capital, que alberga obras de arte de gran valor de autores como Alonso Cano, Francisco Ricci, Luca Giordano y Alonso de los Ríos.

Asimismo, alberga un archivo parroquial con documentos que datan de 1480, como la partida de bautismo de Francisco de Quevedo, la partida de matrimonio de Lope de Vega o la partida de defunción de Tomás Luis de Victoria. Su expediente identifica 25 recursos a evacuar y siete a proteger in situ.

La disposición se impulsó en 2020, como parte del convenio que se firma anualmente con la Provincia Eclesiástica de Madrid, para realizar actividades de conservación y restauración del Patrimonio Histórico-Artístico de la Iglesia Católica, con el objetivo de evitar catástrofes como la que sucedió con el incendio, en abril de 2019, de la catedral de Notre Dame en París.