Sáb. May 18th, 2024

Ashley, una mujer trans, reveló su identidad a sus padres a los 23 años, pero no buscó tratamiento hasta que fue diagnosticada con linfoma. Sin embargo, su madre, quien es testigo de Jehová, la rechazó el último día de su quimioterapia. Debido a esto, Ashley tuvo que abandonar su hogar y quedarse en casa de una amiga hasta que encontró un lugar para vivir a través del Proyecto de vivienda dirigido al colectivo LGTBI de la Fundación San Martín de Porres. Sin embargo, debido a problemas entre otros usuarios y trabajadores sociales, Ashley decidió mudarse y comenzar de nuevo. Gracias a la ayuda de su trabajadora social, pudo obtener el ingreso mínimo vital y mejorar su situación. Ahora tiene una relación normal con sus padres y afirma que todo ha mejorado.

El sinhogarismo es un problema significativo entre las personas LGTBI+. Según la encuesta Estatuto LGBTI+ 2023, el 2.25% de las personas LGTBI+ ha tenido que dormir en la calle al menos una vez en su vida. Este porcentaje aumenta en el caso de las personas trans, donde alrededor del 50% ha experimentado falta de hogar. Algunas de estas personas tuvieron que vivir con amigos o familiares, otras tuvieron que vivir en lugares inadecuados y algunas incluso tuvieron que dormir en la calle. La precariedad en el acceso al mercado laboral es uno de los principales problemas que enfrenta este grupo. Ashley menciona que tuvo dificultades para encontrar trabajo antes de que su nombre real apareciera en su DNI. Incluso cuando tenía buenas entrevistas, al momento de entregar su documento de identidad surgían problemas debido a que el género no coincidía con su presentación. También relata que fue despedida de su trabajo en una residencia debido a las quejas de algunos familiares de los vecinos.

El desempleo entre las personas trans es muy alto, con una tasa de paro del 46.5%. La discriminación en el acceso al empleo sigue siendo una realidad para muchas personas trans, especialmente para las mujeres trans. Además, muchas personas trans con estudios de posgrado están desempleadas o tienen trabajos precarios e inestables. A pesar de esto, sorprendentemente, muchas personas trans no perciben discriminación en el trabajo. Esto puede deberse a que ingresar al mercado laboral se percibe como superar las barreras de la transfobia. Sin embargo, la discriminación sigue existiendo y la inclusión laboral y los programas de apoyo económico son esenciales para este grupo.

En resumen, las personas trans enfrentan numerosos desafíos en diferentes aspectos de sus vidas, desde la aceptación por parte de sus familias hasta el acceso al empleo y la vivienda. A pesar de los avances en los derechos LGBTI+, aún queda mucho por hacer para garantizar la igualdad y el respeto hacia las personas trans.

Aquí va la fuente original

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.