Mar. Oct 4th, 2022

IES Mateo Alemán. Foto de Pedro Enrique Andarelli

  • Tener una educación pública de calidad al alcance de todas las familias no forma parte del concepto de libertad aburrido, vacío y triletero que ejerce el PP.
Foto de Pedro Enrique Andarelli

Es posible que recuerde vivir en los días anteriores a la publicación de las listas de admisión a la universidad. O, tal vez, para estudiar un ciclo de Grado Medio o Maestría. Esos días de nervios, con incluso alguna dificultad para conciliar el sueño, viviendo con cierta inquietud e incertidumbre a la espera de saber si hemos sido admitidos para cursar los estudios que hemos elegido. Puede que no lo hayas vivido en carne propia, pero puede que lo hayas presenciado, siendo una hermana o un hijo que esperaba con ansias saber si aparecían en la lista de admitidos.

Pues bien, en la Comunidad de Madrid, este curso 2022/23, la mayoría de los candidatos a un puesto público para estudiar Formación Profesional se quedaron sin él, truncando el sueño de formarse y estudiar en la profesión que habían elegido. Son más de 30.000 personas, en su gran mayoría jóvenes que, en posesión de los requisitos para cursar Ciclos Formativos de Grado Medio o Superior, se encuentran en la calle, con sus proyectos de futuro patas arriba y, en muchos casos, con la educación .privado como única opción para recibir la formación deseada.

Más de la mitad de los jóvenes madrileños que querían cursar el bachillerato se quedaron sin trabajo / Foto CCOO

Según un estudio realizado por el sindicato CCOO, en la Comunidad de Madrid se necesitarían al menos 33.000 plazas de formación profesional de grado medio y superior; lugares de formación presencial ya distancia. Nada indica que el PP pretenda cubrir esta necesidad.

La Comunidad de Madrid es la que menos invierte en educación por alumno. De esta falta de medios surgen múltiples necesidades insatisfechas, de las cuales las empresas de educación privada se benefician económicamente.

Una de las principales reivindicaciones de los movimientos sindicales y sociales en el período previo al final de la dictadura franquista era que los hijos e hijas de familias trabajadoras humildes tuvieran las mismas oportunidades para acceder a la formación profesional y/o universitaria. Esta igualdad de oportunidades se destruye si no hay suficientes plazas públicas y si sólo aquellos que pueden pagarlas tienen acceso a alguna formación.

No brindar la educación pública económicamente suficiente no solo genera más beneficios en la educación privada, sino también; Las diferencias sociales también aumentan en un momento en que miles de estos estudiantes no pueden formarse como quieren y merecen para el mundo laboral.

El PP ya no se conforma con una mala gestión premeditada de los procesos de construcción de centros educativos públicos, como el IES Francisca de Pedraza de Alcalá de Henares. No le basta precarizar la educación por la falta de maestros y la escasez de medios. Se avanza mucho, ya que la Comunidad de Madrid ejerce una represión de clases gestionando la educación pública de tal forma que miles de hijos e hijas de familias trabajadoras se encuentran sin plaza de formación profesional, expulsados ​​de la enseñanza reglada, desintegrando sus planes de el futuro y privándolos de su derecho a tener una formación adecuada para afrontar el mundo del trabajo en las mejores condiciones posibles.

Cuando decimos que se está desmantelando la educación pública, hay mucha gente que no nos entiende. Habla con uno de los más de 30.000 alumnos que se han quedado sin plaza de formación profesional en la Comunidad de Madrid. Escuchar su decepción, tristeza, frustración, esos momentos en los que, simplemente, la brújula que marca sus pasos ha dejado de apuntar a todas partes y tienen que tomar decisiones desde la completa desorientación de quien ve cómo navega sin ellos un barco en el que tenían previsto llegar a su destino. Habla con ellos y siente su dolor, su rabia o, tal vez, el conformismo de quien ya no le importa nada. Todo esto, absolutamente todo, es consecuencia del desmantelamiento de la educación pública.

  • David Cobo García Portavoz de la Asamblea de Izquierda Unida de Alcalá de Henares y asesor de la UP-IU en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares




Aquí va lafuente para saber más.

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.