Vie. Abr 12th, 2024

Varios migrantes llegaron al Centro de Emergencias, Acogida y Derivación del cuartel «Primo de Rivera» en Alcalá de Henares el pasado mes de noviembre, lo que llevó a un aumento del aforo en 100 personas sin previo aviso al Ayuntamiento ni a los responsables locales. La Subdelegada del Gobierno confirmó esta situación, lo que generó un nuevo desencuentro entre el gobierno local y el Gobierno central sobre la gestión del centro.

El Comité local de seguridad se reunió el lunes 26 de febrero, donde se discutió la falta de un Plan de Seguridad e Integración por parte de la Delegación del Gobierno para los habitantes de Alcalá de Henares y los 1.300 inmigrantes desplazados al centro procedentes de Canarias. La Subdelegada del Gobierno argumentó que no era necesario presentar un plan debido a la ausencia de incidentes graves desde el 12 de enero.

El Concejal de Seguridad Ciudadana, Orlena de Miguel, criticó esta decisión, calificándola de desleal y acusando al Gobierno español de abandonar a los habitantes de Alcalá de Henares. Se reveló que dentro del centro había 15 detenidos, algunos de los cuales estaban en prisión y otros con órdenes de expulsión pendientes. De Miguel cuestionó esta situación y mostró preocupación por los problemas de convivencia en la ciudad, que van más allá de la seguridad.

Además, se señaló que el Ministerio de Migraciones aumentó la capacidad del centro sin informar explícitamente al Ayuntamiento, lo que generó incertidumbre sobre si se habían realizado las obras necesarias para alojar a más personas. De Miguel expresó su desacuerdo con la renuncia al plan de seguridad y convivencia, ya que consideraba que se estaba poniendo toda la responsabilidad en las Fuerzas de Seguridad.

El Gobierno de Alcalá de Henares acusó a la Delegación del Gobierno de ocultar información y de no cumplir con los compromisos adquiridos. Por su parte, la Delegación del Gobierno afirmó que no había elementos que justificaran un plan especial de seguridad y evitó vincular migración e inseguridad en su respuesta.

En resumen, la falta de comunicación y la discrepancia en la gestión del centro de acogida de migrantes en Alcalá de Henares ha generado tensiones entre el gobierno local y el central. La seguridad, la integración y la convivencia en la ciudad siguen siendo temas de debate, mientras se busca una solución que satisfaga a todas las partes involucradas.

Varios migrantes a su llegada al Centro de Emergencias, Acogida y Derivación del cuartel «Primo de Rivera» de Alcalá de Henares el pasado mes de noviembre. (Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones)

  • La Subdelegada del Gobierno confirma que se aumentó el aforo del centro en 100 personas sin avisar al Ayuntamiento de Alcalá de Henares ni a sus responsables.
  • Foto Delegación del Gobierno y ayuntamiento

Nuevo desencuentro entre el gobierno de Alcalá de Henares y el Gobierno sobre la gestión del CAED, el centro de atención, emergencia y referencia a personas migrantes que funciona en la ciudad complutense. El ejecutivo local acusa a la delegación gubernamental de «renunciar al desarrollo de un plan de seguridad, integración y convivencia» que, según el consistorio, se había comprometido a desarrollar el pasado mes de enero. «Demuestran una vez más que no puede haber trabajo común, ni diálogo con el Gobierno español, que está más comprometido en abarcar todos sus asuntos (incluso los relativos a la CAED) que en Gobernar para todos».

La Delegación del Gobierno de Madrid renuncia a presentar un Plan de Seguridad e Integración, como había acometido en el anterior Consejo de Seguridad Local, para los habitantes de Alcalá de Henares y los 1.300 inmigrantes desplazados en el cuartel de Primo de Rivera procedentes de Canarias porque » Desde el 12 de enero no ha habido incidentes graves fuera del centro y por lo tanto ya no es necesario.» Así lo anunció la subdelegada del Gobierno en Madrid, Pilar Trinidad, durante el Consejo Local de Seguridad celebrado esta tarde.

La consejera de Seguridad Orlena de Miguel calificó esta actitud de desleal y demuestra que el Gobierno español abandona a su suerte a los habitantes de Alcalá de Henares y confía la integración de estas personas en la ciudad a lo que las Fuerzas y Organismos de Seguridad puedan hacer bien.

«El Consejo Local de Seguridad concluye una vez más sin que la Delegación del Gobierno haya presentado un plan de seguridad, integración y convivencia para los inmigrantes en nuestra ciudad – comentó el Concejal de Seguridad – y la motivación dada por el Subdelegado del Gobierno es que ya no es necesario porque No ha habido incidentes graves fuera del CAED desde el 12 de enero”.

De Miguel pidió información sobre los incidentes ocurridos en el interior del centro, ya que se ha podido comprobar que en el centro hay 15 detenidos, tres de los cuales están en prisión y los demás con orden de expulsión pendiente, que se encuentran en el CIES o en libertad. y se mostró disconforme con la respuesta de Trinidad, alegando que las órdenes de expulsión se debían a «incidentes anteriores al 12 de enero o incidentes internos», según afirmó la vicedelegada del Gobierno.

El concejal de Seguridad felicitó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad por el buen historial policial, criticando no obstante que los problemas de convivencia en la ciudad no se limitan sólo a la comisión de posibles delitos. “Tenemos un problema en la ciudad que va más allá de la seguridad y el gobierno español ha abandonado a los alcalenses. Recibimos denuncias de vecinos de que miembros del centro volcan contenedores de basura en la zona buscando objetos y enseres, denuncias por consumo de alcohol en la vía pública y además, la mayoría de las organizaciones sociales de la ciudad han visto colapsados ​​sus servicios porque, al contrario de lo que se decía «Por lo declarado por el Ministerio de Migraciones, muchos migrantes pretenden radicarse en la ciudad y buscar apoyo en asociaciones locales que se encuentran desbordadas», indicó.

Además, el Ministerio de Migraciones aumentó la capacidad del centro, sin informarnos específicamente, de 1.260 a 1.360. “Una vez más el gobierno español se muestra desleal hacia el Ayuntamiento de Alcalá ya que nunca nos comunicó explícitamente el aumento de la capacidad del centro, sino que nos lo deslizó secretamente en una nota informativa de Rondón al «A ver si no darse cuenta, una vez más con lo nocturno y la perfidia». «Ni siquiera sabemos si se han realizado las obras de aire acondicionado necesarias para alojar a otras 100 personas de un día para otro», afirmó el consejero de seguridad.

De Miguel señaló que le parece una temeridad renunciar al plan de seguridad y convivencia que la Delegación había asegurado que llevarían a cabo los técnicos sin haber realizado un análisis de riesgos y poniendo todo el peso de la responsabilidad en el buen trabajo del Cuerpo de Seguridad. Fuerzas Armadas Seguridad Seguridad. “Se llenan la boca de solidaridad e integración social, pero siguen abandonando a su suerte a los habitantes de Alcalá y también a los inmigrantes”.
«Demuestran una vez más – concluyó el concejal – que no puede haber trabajo conjunto, ni diálogo con el Gobierno español, que está más empeñado en ocultar todos sus asuntos (incluso los que atañen a la CAED) que en gobernar para todos».

Visto el comunicado emitido por el Gobierno de Alcalá de Henares, la Delegación del Gobierno afirma que, «según la información facilitada por la Policía Nacional y la Policía Local de Alcalá de Henares, no existe ningún elemento que justifique el desarrollo de un Servicio Especial de Seguridad Plan para el cargo”. Y evita hacer más valoraciones tras haber asegurado que “no queremos participar en la dinámica del alcalde de seguir vinculando injustificadamente migración e inseguridad”.




Aquí va la fuente original para saber más.

Por Juan Manuel González López

Juan Manuel González López, nacido en Alcalá de Henares, es un periodista español especializado en información deportiva. Ha trabajado para varios medios de comunicación en España, como El País, Marca y AS. González López comenzó su carrera profesional en el departamento de deportes del diario El País, donde trabajó durante cuatro años. A continuación se incorporó a la plantilla del diario deportivo Marca como reportero. Tras dos años en Marca, se trasladó a AS, otro diario deportivo y amplió su registro periodístico.