Mié. Abr 17th, 2024
Daniel murió tras recibir una patada en la cabeza en la puerta de 'Marvel club', una discoteca de Alcalá de Henares.

El pasado sábado 5 de marzo de 2022, a las 6 de la madrugada, Daniel perdió la vida a manos de un ser inhumano en las puertas de la discoteca Marvel Club, en la zona de La Garena, Alcalá de Henares, Madrid. Tenía 41 años y fue víctima de una patada letal que lo mató en el acto. Para su familia, fue una pérdida brutal e inimaginable, ya que Daniel era no solo un hijo, sino también un hermano, novio, primo, sobrino y amigo.

Una semana después de su trágica muerte, la familia de Daniel escribió un emotivo mensaje en el que expresaban su dolor y su determinación por buscar justicia para él. El día del juicio finalmente había llegado, y el único acusado era A.G.N, el portero de la discoteca que fue responsable de la muerte de Daniel al propinarle la patada mortal. La Fiscalía consideró el hecho como un homicidio y el acusado se enfrentaba a 16 años y medio de prisión.

Daniel era un informático amante de los videojuegos, un hombre tranquilo y familiar. Había estado en la discoteca esa noche con su novia Iryna, quien estaba preocupada por la situación en su país de origen, Ucrania, debido a la guerra que se estaba iniciando. Para distraerla y hacerla sentir mejor, Daniel decidió salir con ella esa noche, a pesar de no ser muy de salir de copas.

La noche en la discoteca Marvel Club se tornó trágica cuando uno de los amigos de Daniel tuvo un altercado con un miembro de seguridad del local y fue expulsado. Al intentar llevarse a su amigo fuera, Daniel fue atacado por el portero, quien le propinó una patada en la cabeza que resultó mortal. A pesar de los esfuerzos de los servicios de emergencia, Daniel falleció a causa de un traumatismo craneoencefálico severo.

El agresor huyó del lugar, pero fue detenido una semana después gracias a las cámaras de seguridad que captaron el momento del ataque. Las pruebas recabadas fueron fundamentales para identificar al autor, quien tenía antecedentes por otros delitos. Ahora se enfrentaba a un juicio en el que se le acusaba de homicidio y lesiones.

La muerte de Daniel dejó a su familia destrozada, ya que era un joven emprendedor que acababa de fundar su propia empresa y estaba ilusionado por sacarla adelante. Su pérdida fue un golpe devastador que ninguna familia debería experimentar. Este lunes, en la Audiencia Provincial de Madrid, la familia de Daniel clama por justicia y espera que se haga responsable al culpable de arrebatarles a su ser querido de manera tan cruel. La memoria de Daniel vive en sus corazones, y su legado será recordado por siempre.

«El pasado sábado 5 de marzo de 2022, a las 6 de la madrugada, Daniel perdía la vida a manos de un ser inhumano… y nosotros perdíamos de la forma más brutal posible un hijo, un hermano, un novio, un primo, un sobrino y un amigo». Estas líneas se escribían una semana después de que Daniel Lopez, 41 años, muriera a las puertas de la discoteca Marvel Club (en la zona de La Garena, Alcalá de Henares, Madrid).

Una patada, letal, lo mató en el acto. «Aquí acaba la vida de Dani y empieza la lucha de la familia por pedir justicia», continuaba el texto escrito por la familia, «nunca te olvidaremos Daniel«.

El día ha llegado: el juicio, con jurado popular, arranca este lunes en la sección 15 de la Audiencia Provincial. Fue un homicidio, considera probado el Ministerio Fiscal. En el banquillo de los acusados solo se sienta una persona: A.G.N, portero del local en el que Daniel estuvo con sus amigos la última noche. Fue el responsable de su muerte, el autor de la patada, asegura la Fiscalía. Y fue quien, minutos antes, agredió también a un amigo de Daniel. Se enfrenta a 16 años y medio de prisión. 

La discoteca Marvel Club, de Alcalá de Henares, donde Daniel perdió la vida. / CASO ABIERTO

Aquella noche

[–>

Daniel era informático de profesión y amante de los videojuegos. Un hombre tranquilo, lo definen, «muy casero, no solía salir». Amigo entregado, divertido, familiar. A su lado siempre su novia, Iryna. Llevaban 15 años de relación.

No eran muy de salir de copas, pero esa noche, la última, ambos habían hecho una excepción. «Durante las semanas anteriores la novia de Daniel se encontraba bastante triste», explicaba su familia dias después de enterrarlo. De origen ucraniano, «ella estaba preocupada por la familia que tiene allí y por la guerra que se estaba iniciando en su país». Para que ésta pudiera olvidar, desconectar, durante unas horas, Daniel le propuso salir.

Lo que sigue se reconstruye con la voz de los testigos, familiares, Fiscalía y la investigación policial. La noche se alarga, lo están pasando bien. Al final, son varios amigos los que han salido. Tras salir de otro local, deciden entrar en Marvel Club. No habían estado antes, era la primera vez. Uno de los amigos de Daniel tiene un «malentendido» al pagar. Discute con la camarera y un miembro de seguridad del bar le echa del local.

«Con ánimo directo de terminar con la vida de Daniel, o asumiendo que podía ocurrir, le propinó una patada giratoria golpeándole en la cabeza»

[–>

Se acaba la fiesta, el resto de amigos salen con él, pero este, que ha bebido unas copas de más, insiste en volver a entrar. Según los testigos, según el grupo de amigos, Daniel se acerca a la puerta para tratar de llevárselo de allí. Objetivo: llevarlo al coche. No lo consiguió. Es en ese momento, cuando el portero -acusado hoy- «propinó una patada en la cabeza» al amigo de Dani, «que hizo que se cayera al suelo», considera probado el fiscal.

En cuestión de segundos, «y seguidamente», el agresor fue a por Dani también. «Con ánimo directo de terminar con la vida de Daniel, o en todo caso, asumiendo íntegramente las consecuencias que pudieran derivarse de sus actos», esgrime en su escrito de acusación del Ministerio Público, al que ha tenido acceso este medio, «le propinó una patada giratoria golpeándole en la cabeza, lo que hizo que este se desplomara cayendo al suelo«. Fue directo a la sien. Daniel no se levantó.

A la fuga

[–>

En el reloj marcan las seis de la madrugada. En la puerta de Marvel todo es caos. El agresor, tras ver caer a Daniel, salió huyendo. En cuestión de minutos llegan al lugar efectivos de la Policía Local y del Summa-112. Los santiarios encuentran a la novia de Dani intentando despertarlo, «sin saber que ya jamás abriría sus ojos», describió ella, rota, después.

Estaba en parada cardiaca. Durante 30 minutos intentaron reanimarlo, pero no pudieron hacer nada por él. La causa de la muerte, apunta el fiscal, fue «traumatismo craneoencefálico severo». La patada fue letal.

El agresor se dio a la fuga y fue detenido una semana después por el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional.

El agresor huyó del lugar. Fue detenido una semana después por el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional. / CASO ABIERTO

Las cámaras, clave

[–>

Una persona muerta y un homicida huido. La ciudad complutense amanecía en shock. El agresor «debe saber artes marciales», deducían fuentes de la investigación, porque «sabe perfectamente dónde y cómo golpear». El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hizo cargo de las pesquisas. Las cámaras de seguridad fueron clave. «Una lo ha grabado todo y se ve cómo le da la patada en la cabeza donde le tenía que dar. El agredido cae fulminado, como un trapo y, después, le da otra patada ya en el suelo», exponían los agentes, que explicarán estos hechos este lunes ante el juez.

La voz de los testigos y las imágenes valieron para identificar al autor: A.G.N, 44 años, español. En su haber, algunos antecedentes por robos y estafa. Tras el rastreo policial, era detenido una semana después acusado de un delito de homicidio y otro de lesiones hacia el amigo de Daniel. Este lunes se enfrenta a 14 años por el primero, y a un año y medio más por dejar malherido al hombre con el que empezó la discusión. Desde entonces está en prisión provisional. 

«Esa patada ha destrozado a una familia entera que jamás podrán superar el horror de perder un ser querido de una manera tan cruel»

[–>

Daniel acababa de fundar su empresa. Se había mudado a Chiloeches (Guadalajara) para ahorrar un poco en el alquiler, pero casi todos los días iba a Alcalá, su ciudad, para visitar a su madre y disfrutar de las comidas en familia. No había nada que le gustase más. «Estaba contento porque había podido conseguir algunos clientes que le proporcionaban el trabajo necesario para salir adelante, aunque esto suponía mucho esfuerzo y largas noches frente al ordenador», recuerda su familia. La de autos, la que se juzga desde este lunes en la sección 15 de la Audiencia Provincial -con jurado popular- fue la última noche que vivió.

«Esa patada, sin justificación que le quitó la vida acabó con los sueños de crear una familia, de sacar adelante su empresa….», lamentaban en su escrito sus allegados días después de morir. «Esa patada ha destrozado a una familia que jamás podrá superar el horror de perder un ser querido de una manera tan cruel«. Este lunes, clamando justicia, el corazon de todos está en la Audiencia de Madrid.

Aquí va la fuente original para saber más.

Por Juan Manuel González López

Juan Manuel González López, nacido en Alcalá de Henares, es un periodista español especializado en información deportiva. Ha trabajado para varios medios de comunicación en España, como El País, Marca y AS. González López comenzó su carrera profesional en el departamento de deportes del diario El País, donde trabajó durante cuatro años. A continuación se incorporó a la plantilla del diario deportivo Marca como reportero. Tras dos años en Marca, se trasladó a AS, otro diario deportivo y amplió su registro periodístico.