Mar. Dic 6th, 2022

“Estoy a punto de llegar en barco a Qatar desde Irán, pero no sé la fecha exacta. No me gusta pensar en el futuro. Ojalá me reciban los jugadores», decía a ABC el 1 de octubre, a través de un mensaje de audio de Whatsapp, el alcalaíno Santiago Sánchez Cogedor, desde una finca de pastores en las montañas de Irak. Irán fue el último territorio de Santi antes de llegar al Mundial. Copa, destino final de su viaje a pie solidario, que lo llevó por 11 países, pero de repente las noticias dejaron de llegar, y así fue durante más de dos semanas, en las que no se sabe absolutamente nada de el.

La voz de alarma la ha dado su grupo más cercano de amigos y familiares, que se muestran «angustiados y desesperados» ante la falta de información sobre el paradero de este aventurero. “El 1 de octubre Santi nos mandó una fotografía en la frontera del Kurdistán iraní al grupo fuerte de amigos que tenemos, somos cuatro”, cuenta Miguel, uno de sus mejores amigos, dueño del gimnasio Paracuellos. «El día 2 le envía a nuestro amigo Coque el último mensaje en el que le dice «Las cosas están calientes, pero todo está bien». Desde ese día no tenemos más información sobre él”, dice Miguel.

Su última transacción bancaria fue el 27 de septiembre en el Kurdistán iraquí. Hace un mes estalló una ola de fuertes protestas en Irán por la muerte de Mahsa Amini, una joven que murió a manos de la policía religiosa islámica por llevar el velo de forma incorrecta. El escenario sigue siendo muy turbulento en el país.

Santiago es un tipo muy inteligente y cauteloso, descrito por su entorno, y fue paracaidista militar, por lo que sabe operar en entornos complicados. “La verdad es que las malas noticias llegan demasiado rápido y hasta ahora no. Pero sus padres están muy enfermos, muy angustiados. Quiero hacer un llamado para que todos los que puedan mover un contacto sean bienvenidos, con el poder de la prensa y los medios todavía tienen prisa”, dice Miguel. De momento, ya se ha notificado la desaparición de Santiago Sánchez. al Ministerio de Asuntos Exteriores y se han hecho contactos con la Embajada de España en Teherán y la Embajada de Qatar en Madrid, pero cualquier ayuda es buena en estos casos, advierten desde el entorno.

Santiago Sánchez Cogedor llevaba nueve meses caminando atado a un vagón, cada vez más lleno de historias, que compartió a través de su cuenta de Instagram (@santiago_sanchez_cogedor), donde reunió a casi 30.000 seguidores esperando cada movimiento. Partió de Alcalá de Henares a finales de enero rumbo a Qatar, encabezando un viaje solidario que ya afrontaba su último tramo. De Madrid al Mundial a ver a España: esa era la excusa. Lo importante, aseguró, fueron las innumerables experiencias que fue adquiriendo en los once países en los que dejó su huella, y limpiando lo que otros dejaron en forma de basura.

Tras pasar por países como Francia, Italia, Grecia, Albania, Turquía o Irak, ya estuvo en Irán -sin internet-, último territorio antes de viajar en barco a Qatar, donde el 20 de noviembre comenzará la máxima competición futbolística. Esta no fue la primera aventura que emprendió Santiago, pues ya había viajado desde la capital española hasta Arabia Saudita en bicicleta, mejorando el planeta, plantando árboles, recolectando desechos y regalando sonrisas. De hecho, ya había estado con Miguel tres semanas antes en ese país y todo salió bien.

¿Qué impulsó a una persona a dejarlo todo, incluido el trabajo, y viajar por el mundo sin saber dónde dormirá cada noche? “Yo suelo responder, ¿por qué no? Es mi vida, es mi tiempo y lo usaré en lo que me llene el alma y me haga feliz. Vivimos en una sociedad que te enseña a tener y atesorar cosas materiales, a ser esclavo de las deudas… Mientras viajo trato de mejorar a las personas que están vacías, aburridas, tristes, por lo que sea… Mi propósito en la vida puede ser para iluminar a esta gente, para motivar e inspirar a otros, para demostrar que con poco se puede llegar lejos”, respondió Santi hace dos semanas.

Este alcalaíno, trabajador de una empresa de logística, futbolista federado y boxeador en sus ratos libres, ya no contaba los kilómetros recorridos (aunque sean unos 6.500), porque, decía, lo importante no es sólo caminar, pero cuenta los corazones de los que han llegado. En total viajó por diez países, pero en ninguno de ellos se sintió rechazado o en peligro. “Todos los días viajas para caminar y arriesgar, pero no he tenido situaciones complicadas en este viaje”, explicó recientemente.

Aquí va lafuente para saber más.

Por Juan Manuel González López

Juan Manuel González López, nacido en Alcalá de Henares, es un periodista español especializado en información deportiva. Ha trabajado para varios medios de comunicación en España, como El País, Marca y AS. González López comenzó su carrera profesional en el departamento de deportes del diario El País, donde trabajó durante cuatro años. A continuación se incorporó a la plantilla del diario deportivo Marca como reportero. Tras dos años en Marca, se trasladó a AS, otro diario deportivo y amplió su registro periodístico.