Vie. May 17th, 2024

El texto presenta un resumen detallado de una operación policial en España que llevó a la detención de ocho personas involucradas en una red criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres vulnerables. Dos de las personas detenidas fueron encarceladas provisionalmente. La investigación reveló que las víctimas eran engañadas con promesas de trabajo diferente o en condiciones distintas a las que luego se vieron obligadas a someterse. Una de las mujeres tenía una discapacidad intelectual reconocida judicialmente.

La organización reclutaba a sus víctimas a través de conocidos, familiares o compatriotas, tanto en España como en sus países de origen. Las víctimas eran obligadas a prostituirse bajo amenazas, trasladándolas de una provincia a otra para dificultar la detección de sus actividades delictivas. Se les vigilaba con cámaras de videovigilancia en los lugares donde eran explotadas.

Las mujeres debían pagar el 50% de cada servicio sexual a los miembros de la organización, además de anotar cada uno de ellos en sus cuadernos. Las víctimas no podían rechazar ningún tipo de servicio sexual y eran obligadas a trabajar en condiciones deplorables, incluso sobre palets sin colchón.

La investigación policial culminó con la liberación de 23 víctimas en varias ciudades de España y la detención de ocho personas por delitos relacionados con la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, entre otros. Se realizaron registros en varias ciudades y se incautaron teléfonos móviles, dinero en efectivo y sustancias estupefacientes.

El operativo se enmarca en el Plan de la Policía Nacional contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Se invita a la colaboración ciudadana y la denuncia anónima de este tipo de delitos a través de la línea telefónica y dirección de correo electrónico facilitados.

En resumen, la operación policial desarticuló una red criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres vulnerables, revelando condiciones deplorables en las que eran obligadas a trabajar y vivir.

  • Ocho personas han sido detenidas en distintas provincias de España, dos de las cuales han sido encarceladas provisionalmente.

Las investigaciones policiales descubrieron una red criminal que supuestamente se lucraba con la explotación sexual de sus víctimas. Los engañaron diciéndoles que harían otro tipo de trabajo o en condiciones muy diferentes. Una de las mujeres tiene una discapacidad intelectual reconocida judicialmente. Las personas involucradas eran quienes contactaban a los clientes a través de los sitios web y organizaban todos los servicios sexuales. Las víctimas no pudieron rechazarlos y se vieron obligadas a pagar a la organización aún más dinero como compensación por realizar estos procedimientos.


Una víctima con discapacidad intelectual

La organización reclutaba a sus víctimas a través de personas que conocían, familiares o compatriotas, ya fuera en su país de origen o mientras se encontraban en España en situación irregular. En este último caso, se les impuso la condición de prostitución para pagar deudas originadas en su país.

Una de las víctimas tenía una discapacidad intelectual reconocida al estar ordenado judicialmente el sistema de protección denominado tutela. Las víctimas capturadas en origen, principalmente colombianas pero también de otros países latinoamericanos, entraron en España a través de los aeropuertos de Madrid o Barcelona. Los implicados los engañaron ofreciéndoles un trabajo diferente, en el salón de belleza o en el sector de atención a personas mayores, o en condiciones muy diferentes a aquellas a las que finalmente se vieron obligados a someterse.


Explotado sobre palets

La red criminal obligaba a sus víctimas a prostituirse bajo amenazas, trasladándolas a menudo de una provincia a otra, lo que hacía difícil detectar su actividad delictiva. Los vigilaban con cámaras de videovigilancia instaladas en los apartamentos donde eran explotados.

Las mujeres debían pagar a los miembros de la organización el 50% de cada servicio sexual. Además, debían anotar cada uno de estos servicios en sus cuadernos. Los miembros de la red realizaron todos los trámites relacionados con los anuncios en los sitios de contacto y acordaron personalmente las solicitudes y tipos de servicios sexuales solicitados por los clientes. Por estas gestiones las víctimas debían pagar una suma de dinero, así como la mitad de las ganancias generadas por su explotación.

Las mujeres no podían negarse a ningún tipo de servicio sexual y eran obligadas a trabajar sobre palés, sin somier ni colchón y aunque no se sintieran bien.


investigación policial

El operativo policial descubrió una organización criminal que explotaba sexualmente a mujeres vulnerables en situaciones precarias, bajo amenazas y condiciones deplorables.

Los implicados adquirieron sustancias estupefacientes que ofrecieron a los clientes. La investigación reveló que el jefe de la red adquirió múltiples propiedades inmobiliarias en diferentes provincias de España, y también en Colombia, con el dinero obtenido de la explotación y venta de sustancias estupefacientes.

La investigación culminó con la liberación de 23 víctimas de explotación sexual en las ciudades de Úbeda (Jaén), Alicante, Guadalajara, Alcalá de Henares (Madrid), Lugo y Ciudad Real. Ocho personas han sido detenidas en las ciudades de Úbeda (2), Alcoy (2), Guadalajara (2), Lugo (1) y Ciudad Real (1), por delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, vinculados a prostitución, contra los derechos de los trabajadores, contra el blanqueo de capitales, contra la salud pública y pertenencia a organización criminal.

Se realizaron diez grabaciones y registros en las ciudades de Alcoy, Úbeda, Alcalá de Henares, Lugo, Ciudad Real y Guadalajara. Se incautaron teléfonos móviles, más de 5.000 euros en efectivo, sustancias estupefacientes como cocaína y tusi, así como documentación relativa a las investigaciones.


No hay acuerdo con el comercio.

Este operativo se enmarca en el Plan de la Policía Nacional contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. La Policía Nacional dispone de la línea telefónica 900 10 50 90 y de la dirección de correo electrónico tráfico@policia.es para facilitar la colaboración de la ciudadanía y la denuncia anónima y confidencial de este tipo de delitos, ya que la llamada no constará en la factura telefónica.




Aquí va la fuente original para saber más.

Por Juan Manuel González López

Juan Manuel González López, nacido en Alcalá de Henares, es un periodista español especializado en información deportiva. Ha trabajado para varios medios de comunicación en España, como El País, Marca y AS. González López comenzó su carrera profesional en el departamento de deportes del diario El País, donde trabajó durante cuatro años. A continuación se incorporó a la plantilla del diario deportivo Marca como reportero. Tras dos años en Marca, se trasladó a AS, otro diario deportivo y amplió su registro periodístico.