Mar. Dic 6th, 2022

Un total de 34 colegios e institutos de la Comunidad de Madrid registrar presencia o problemas de pandillas juveniles violentas -sobre todo trinitarios y dominicanos no toquen-, según datos del Tercer Observatorio de las Bandas Latinas de la Comunidad de Madrid, editado por Christian Help Center.

Ante el incremento del problema en Madrid, la institución ofrece también los resultados de una encuesta encargada a GAD3 realizada en 130 centros concertados, 108 públicos y 25 privados en 22 municipios de la región, incluidos 16 distritos de la capital.

Según los datos obtenidos, hay tres centros educativos con problemas de pandillas juveniles violentas Alcalá de Henares: los colegios Escuelas Pías, IES Ignacio Ellacuría e IES Alkal’a Nahar.

Por su parte, el Colegio Salesiano y la Vedruna del Barrio de Carabanchel tendría también esta casuística, además de cuatro centros de ciudad lineal: CEIP Gustavo Adolfo Bécquer, Colegio Joyfe, Colegio Nuestra Señora de la Victoria y Colegio Obispo Perelló. En GetafeEstarían interesados ​​el CEIP Príncipe Don Felipe, el Colegio Jesús Nazareno y el IES Altair.

El estudio constata este problema en el IES Arturo Soria y el IES García Márquez, en barrio de Hortaleza, y en cinco estructuras latín: CEIP Francisco Arranz, Colegio Enriqueta Aimer, Colegio Gamo Diana, Colegio San Buenaventura e IES María de Molina. En el distrito de Puente de Vallecas, estarían los colegios Ciudad de los Muchachos y Raimundo Lulio. En hablarhabría movimiento de pandillas en la Escuela Rosa Luxemburgo.

Finalmente, el estudio suma el IES Miguel Delibes y el IES Jane Goodall, del distrito de San Blas-Canillejas; Instituto Isaac Peral Torrejón de Ardoz; CEIP El Espinillo, Colegio Nuestra Señora de los Ángeles, Colegio Rafaela Ybarra y Colegio Pedro Salinas, en el distrito de Usuario; y en el IES María Rodrigo, Liceo Versalles, Colegio San Jaime Apostol, Colegio Villamadrid e IES Palomares, en Villa de Vallecas.

revelando arcos de armas

Ante este problema, algunas AMPAS han requerido instalación arcos de detección de armas en el acceso a los centros educativos. Y es que en el ámbito educativo hay alumnos que se ausentan de las clases para evitar cruzarse con las pandillas de camino a casa oa la escuela. En otros casos, se encontró que muchos escolares Desconozco el uso responsable de las redes socialesdonde utilizan símbolos y terminología de pandillas que luego les causan problemas al ser considerados pandilleros cuando en realidad no lo son.

Publicidad

Un preso por su supuesta vinculación con una banda violenta (Foto: Policía Nacional)

Mientras tanto, según el estudio, uno de cada tres profesores de Madrid dice tener pandilleros en sus centros y afirma haber recibido peticiones de ayuda de los alumnos.

Los datos revelan que las pandillas son la principal amenaza que sus hijos y alumnos pueden encontrar en sus centros de estudio y barrios para los padres, muy por encima del narcotráfico, la inseguridad o los establecimientos de juego. Mientras tanto, los profesores señalan cómo razón principal atribuyendo a estas bandas el sentido de pertenencia al grupo, la exclusión social, la falta de esperanza de vida, el ausentismo o el fracaso escolar.

2.500 pandilleros

El estudio estima 2.500 miembros y simpatizantes de pandillas juveniles violentas que residen en la Comunidad de Madrid, frente a los 400 que tiene archivado la Policía Nacional.

De hecho, de febrero a agosto, la Policía detuvo a 772 personas, incautó 485 armas y archivó 4.383 actas por tenencia de drogas, identificando a 86.697 personas en el plan especial contra las bandas juveniles puesto en marcha tras las muertes violentas de febrero.

Aquí va lafuente para saber más.

Por Juan Manuel González López

Juan Manuel González López, nacido en Alcalá de Henares, es un periodista español especializado en información deportiva. Ha trabajado para varios medios de comunicación en España, como El País, Marca y AS. González López comenzó su carrera profesional en el departamento de deportes del diario El País, donde trabajó durante cuatro años. A continuación se incorporó a la plantilla del diario deportivo Marca como reportero. Tras dos años en Marca, se trasladó a AS, otro diario deportivo y amplió su registro periodístico.