Mar. May 21st, 2024

En la noche de ayer, se produjo una violenta pelea cerca del centro comercial Alcalá Magna en Alcalá de Henares. Dos grupos de inmigrantes alojados en el campamento de emergencia que se encuentra en el cuartel de Primo de Rivera fueron los protagonistas de esta trifulca, la cual resultó en seis heridos, uno de ellos en estado grave, y tres detenidos.

Estos dos grupos de inmigrantes, compuestos por marroquíes y subsaharianos, conviven en el centro y han tenido varios enfrentamientos tanto dentro como fuera del campo. En esta ocasión, por motivos aún desconocidos, tres marroquíes atacaron a los subsaharianos utilizando barras de metal.

La intervención de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, con el apoyo de la Policía Local de Alcalá de Henares, permitió llevar a cabo las detenciones y solicitar una ambulancia de Cruz Roja para atender a los heridos. Testigos presenciales alertaron sobre esta gran reyerta que tuvo lugar en el parque infantil conocido como parque de tirolesas, situado cerca del centro comercial y a pocos minutos a pie del campamento de inmigrantes.

Según fuentes del Ayuntamiento de Alcalá de Henares y de Protección Civil, los heridos son cuatro subsaharianos y dos marroquíes. El más grave de ellos es un joven de 25 años que se encuentra en coma inducido debido a un grave traumatismo craneoencefálico. Otro subsahariano ha perdido un diente y se ha fracturado un nudillo, mientras que uno de los marroquíes tiene el tabique nasal fracturado y un corte en el labio. El otro marroquí presenta un nudillo roto y un corte en la mano, y el último herido de la misma nacionalidad tiene cortes en el labio y pérdida de dientes.

Es importante destacar que los inmigrantes involucrados en esta pelea proceden del Centro de Acogida, Emergencias y Referencia (CAED), tal como ha confirmado la policía al encontrar en ellos la documentación que les fue proporcionada por el centro.

Esta no es la primera vez que se producen tensiones y enfrentamientos entre los inmigrantes subsaharianos y los norteafricanos en el campo de emergencia. Hace unos días, fue necesaria la intervención de varias unidades de la Policía Nacional para calmar una pelea entre ambos grupos.

La preocupación entre los vecinos del área ha ido en aumento debido a la llegada de un nuevo grupo de inmigrantes marroquíes cuyo comportamiento es mucho más problemático que el de los demás. Los enfrentamientos entre estos grupos son frecuentes, especialmente entre los norteafricanos y los senegaleses, posiblemente debido a sus diferencias culturales y a la masificación en la que viven, ya que el campo se encuentra al máximo de su capacidad. Los vecinos han observado a estos inmigrantes en grupos alrededor del centro comercial Alcalá Magna e incluso hurgando en los contenedores de basura de la zona.

Una de las preocupaciones de los vecinos es que cuando los inmigrantes involucrados en peleas son detenidos, pierden el derecho a recibir manutención y hospitalización en el centro de acogida. Esto significa que aquellos que se comportaron de manera más violenta quedan sin recursos económicos y sin un lugar donde dormir.

La corta distancia entre el centro de acogida y el centro comercial, así como el CEIP Ernest Hemingway, ha generado preocupación entre los residentes de este tranquilo barrio de Alcalá de Henares. Algunos vecinos relatan que desde la apertura del centro de acogida, han visto constantemente a grupos de inmigrantes caminando por la acera, especialmente en dirección al centro comercial. Sin embargo, en los últimos días han notado la presencia de grupos de marroquíes que les generan más temor debido a su actitud intimidante.

La preocupación de los vecinos se ve agravada por la falta de recursos y soluciones para los inmigrantes que se ven involucrados en peleas. Esta situación genera un ambiente de mayor tensión y miedo entre la comunidad local.

En resumen, la noche violenta cerca del centro comercial Alcalá Magna en Alcalá de Henares fue protagonizada por dos grupos de inmigrantes alojados en el campamento de emergencia del cuartel de Primo de Rivera. Los enfrentamientos entre marroquíes y subsaharianos resultaron en seis heridos, uno de ellos en estado grave, y tres detenidos. La situación de tensión entre ambos grupos ha aumentado en los últimos días, generando preocupación entre los vecinos de la zona.

Noche violenta cerca del centro comercial Alcalá Magna. Dos grupos de inmigrantes alojados en el campamento de emergencia instalado en el cuartel de Primo de Rivera, en Alcalá de Henares, protagonizaron una violenta trifulca que acabó con seis heridos, uno de ellos de gravedad, y tres detenidos.

Se trata de una nueva trifulca que se ha producido entre grupos de inmigrantes marroquíes y subsaharianos, dos grupos que conviven en el centro y que ya han tenido varios enfrentamientos dentro y fuera del campo. En esta ocasión, y por motivos que actualmente se desconocen, los tres marroquíes atacaron a los subsaharianos con barras de metal.

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, con el apoyo de la Policía Local de Alcalá de Henares, realizaron las detenciones y solicitaron la presencia de una ambulancia de Cruz Roja, cuyo cuartel general se encuentra muy cerca de la zona del enfrentamiento.

Numerosos testigos alertaron a este medio de una gran reyerta, ocurrida sobre las 20.15 horas en la zona del parque infantil conocido como parque de tirolesas, cerca del Centro Comercial Alcalá Magna y a pocos minutos andando de la entrada al campamento. a los inmigrantes instalados en los cuarteles.

Ya este sábado por la mañana fuentes del Ayuntamiento de Alcalá de Henares y de Protección Civil confirmaban que se trataba de cuatro subsaharianos y dos magrebíes. El herido más grave es un joven de 25 años que se encuentra en coma inducido tras sufrir un grave traumatismo craneoencefálico al ser golpeado por un objeto contundente. Tras intubarlo y cateterizarlo ingresó en el hospital Príncipe de Asturias y ahora se encuentra en coma en el hospital de Asturias.

Otro subsahariano ha perdido un diente y se ha fracturado un nudillo, un marroquí tiene el tabique nasal fracturado y un corte en el labio, otro marroquí tiene un nudillo roto y un corte en la mano y un último herido de su misma nacionalidad tiene cortes en su labio y pérdida de dientes.

Los inmigrantes proceden del Centro de Acogida, Emergencias y Referencia (CAED), hecho confirmado por la policía porque traían consigo la documentación que les facilitó el centro.

La tensión ha aumentado en los últimos días

No es la primera vez que inmigrantes subsaharianos y norteafricanos discuten entre sí en el campo de emergencia.

El pasado miércoles fue necesaria la intervención de al menos cinco unidades de la Policía Nacional, como se ve en la imagen de Sueño Alcalá, para calmar el espíritu de trifulca entre ambos grupos que los efectivos del centro no pudieron contener y tuvieron que preguntar la policía en busca de ayuda.

Los vecinos están cada vez más preocupados

La tensión en torno al campo de emergencia aumenta cada día. Y lo es aún más tras la llegada de un último grupo de inmigrantes marroquíes, cuyo comportamiento es mucho más problemático que el de los demás.

Los enfrentamientos entre ambos son frecuentes, sobre todo entre norteafricanos y senegaleses, quizás por sus costumbres muy diferentes y la masificación en la que viven, dado que el campo se encuentra ahora prácticamente al 100% de su capacidad. Es habitual verlos en grupos de unas 10 personas por los alrededores del centro comercial Alcalá Magna, o incluso hurgando en los contenedores de basura de la zona.

Uno de los problemas que más preocupa a los vecinos es que cuando los inmigrantes involucrados en peleas son castigados, los detenidos pierden el derecho a manutención y hospitalización en el centro. Y esto significa que las personas que se comportaron más violentamente, a partir de ese momento, se encuentran en la calle, sin recursos económicos y sin dónde dormir.

Parque de tirolesa donde ocurrió la pelea.

La corta distancia que hay desde el centro de acogida hasta el centro comercial y el CEIP Ernest Hemingway ha despertado la preocupación de los habitantes de este tranquilo barrio de Alcalá.

Paqui, vecina del barrio, nos cuenta: “Hace años que voy al gimnasio Espartales desde mi casa. Desde la apertura del centro, el ir y venir de inmigrantes por la acera del Viale Jesuitas ha sido constante, especialmente en dirección a Magna. Al principio me preocupé especialmente al atardecer, porque estaban en grupos grandes y yo caminaba solo. Pero la verdad es que eran gente tranquila”, nos cuenta.

“Pero hace unos días llegaron grupos de marroquíes. Son muy fáciles de distinguir porque su tez tiene un color muy diferente. Y estos me asustan mucho más. Te miran fijamente sin pudor, te analizan con la mirada y notas cómo se hablan. Ahora intento por todos los medios no recorrer ese camino solo, especialmente después del atardecer».



Aquí va la fuente original para saber más.

Por Juan Manuel González López

Juan Manuel González López, nacido en Alcalá de Henares, es un periodista español especializado en información deportiva. Ha trabajado para varios medios de comunicación en España, como El País, Marca y AS. González López comenzó su carrera profesional en el departamento de deportes del diario El País, donde trabajó durante cuatro años. A continuación se incorporó a la plantilla del diario deportivo Marca como reportero. Tras dos años en Marca, se trasladó a AS, otro diario deportivo y amplió su registro periodístico.