Mié. Feb 8th, 2023

La historia de Alcalá de Henares tiene pocas cosas que vivir. Aquí también se firmó un gran tratado. Quizás no tan famosa como la de Tordesillas, Versalles, Lisboa o Maastricht pero ciertamente decisiva para la historia de España.

La firma del Tratado de Alcalá de Henares dio lugar a una de las guerras más cruentas protagonizadas por moros y cristianos durante la ocupación musulmana. Castilla y Aragón se unieron el 19 de diciembre de 1308 contra el reino nazarí de Granada en una guerra que comenzaría el 24 de junio del año siguiente.

El acuerdo estipulaba el inicio de la guerra y nunca la firma de una paz por separado con el entonces Emir Muhammad III (1302-1309). Tras su asesinato, y durante la guerra, se inicia en Granada la tradición del sultanato con Nasr (1309-1314), Ismail I (1314-1325) y Muhammad IV (1325-1333).

La pista de la fecha de este poco conocido pero importante Tratado de Alcalá de Henares nos la dio en Twitter el entonces concejal del Ayuntamiento de Alcalá de Henares por el Partido Popular, Markel Gorbea en su cuenta oficial de Twitter.

El lugar donde se firmó el Tratado de Alcalá sólo podía ser el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares. El 19 de diciembre acudieron allí el rey de Castilla y los embajadores de Jaime II de Aragón.

Allí se firmó que Almería en su totalidad pasaría a Aragón, a excepción de las plazas que antes habían pertenecido a Castilla y León. Esto supuso que la extensión del reino de Aragón fuera la mayor conocida hasta entonces.

Para obtener el estatus de cruzada en esta guerra, los embajadores de los reyes españoles visitaron al Papa Clemente V en la corte de Aviñón. Allí también extendieron al Sumo Pontífice la concesión de la dispensa para el matrimonio de Leonor de Castilla (heredera de Fernando IV) y el infante Jaime de Aragón, (heredera de Jaime II de Aragón). La boda nunca se llevó a cabo porque el infante dejó a su esposa tirada en el altar tras huir a caballo. Aunque Leonor más tarde se casó con el nuevo heredero aragonés Alfonso IV.

A finales de abril de 1309 concedió la bula tratamiento de indesinentis quien autorizó la cruzada en los futuros dominios del rey Jaime II de Aragón.

El rey castellano Fernando IV, sometido al vasallaje de Mohamed III, contribuyó a la lucha con diez galeras con las que habría atacado, junto al reino de León, las plazas de Gibraltar y Almería mientras que el reino de Aragón, con similar fuerza naval habría desatado su furia sobre Almería.
De aquella guerra habrían surgido conflictos célebres como la batalla de Ceuta, la toma de Gibraltar o el sitio de Algeciras, prevista en el tratado de Alcalá de Henares, pero esa es otra historia.

Más información

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.