Mié. Ago 17th, 2022

Foto por Lorena Loeches

  • Carta a la ciudadanía enviada por la concejala de Sanidad Blanca Ibarra

Quedan pocas palabras inéditas para describir el grave problema que vive nuestra comunidad en materia de salud y al que, por desgracia, Alcalá de Henares no es ajena. Es muy probable que muchos de los que estáis leyendo estas líneas os sintáis identificados con alguna de las siguientes situaciones: llamadas perdidas en el centro de salud, una cita con el médico de familia dentro de tres semanas, esperas interminables para ver a un especialista u operaciones que han sido pospuesto por años o borrado aun sin fecha…

También, en nuestra ciudad, la desaparición de uno de nuestros servicios de salud más consolidados, las emergencias de atención primaria en el Centro de Salud Luis Vives (técnicamente llamado SUAP Luis Vives), que cubría pequeñas emergencias durante las noches y los fines de semana, para evitar el colapso de nuestro hospital.

El SUAP Luis Vives lleva más de 600 días cerrado, sin motivo, sin explicación y sin fecha de reapertura. La única y última vez que el Ministro de Salud, Sr. Ruiz Escudero, se dignó hablar al respecto, aludió a los problemas para generar circuitos seguros anti-COVID, que fue inmediatamente desmantelado cuando el Auxilio Municipal, punto de la emergencia histórica del Departamento de Salud que lleva dos años parchando esta situación, no ha cerrado un solo día ni una sola noche en toda la pandemia.

Pero sin duda se convierte en un argumento falaz y ridículo cuando el aforo, las fiestas o la vida nocturna están ahora más que normalizados. Uno se pregunta qué tipo de fiesta se da en una sala de emergencias el sábado por la noche para que todos los pubs de la comunidad estén abiertos, pero con SUAP es imposible (nótese la ironía).

Desde este equipo de Gobierno y como Concejala de Salud de nuestra ciudad he intentado sin descanso alzar la voz en las instituciones, agotar todas las calles en plenos, mociones, medios y foros donde se me ha dado voz, pero la Comunidad de Madrid, todavía una vez, nos da la espalda. Es hora de sacar la artillería pesada.

La historia de Alcalá, y más aún la historia de la salud, nos cuenta que los grandes hitos se lograron cuando los ciudadanos salieron a la calle en medio de una tempestad para reclamar lo que por derecho les corresponde. Así sucedió con nuestro querido Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA), fruto de una constante lucha institucional, pero siempre acompañada de una gran movilización ciudadana.

Nuestros padres, madres, abuelos y abuelas aún recuerdan las interminables manifestaciones para acabar con las muertes en la A-2, con destino a los hospitales de referencia de Madrid. La construcción del HUPA terminó con tal tontería. Hoy debemos hacer lo mismo.

Por eso lo digo alto y claro: alcaláínos y alcaláínas, el 23 de febrero os necesitamos a todos. Es hora de que reivindiquemos, todos juntos y en la calle, lo que siempre ha sido nuestro, lo que nunca debió desaparecer. Es hora de decir alto y claro que hasta aquí hemos llegado, que esta ciudad no está siendo maltratada ni un minuto más.

Hoy quiero hacer un llamamiento a los mayores ya los jóvenes, a las entidades sociales y sindicales, a cada uno de los vecinos que formamos esta gran ciudad que es Alcalá de Henares. Únase a nosotros el 23 de febrero, para la reapertura de la sala de emergencias Luis Vives, por la defensa de nuestro derecho a una atención médica pública de calidad. Juntos, sin duda, venceremos.