Jue. May 23rd, 2024

Nueva Sala Museo de la Brigada Paracaidista. Un museo ubicado en el ‘Loft Contemporáneo’ de la Plaza de San Lucas, junto a la calle Complutense.

En la entrada al jardín se ha instalado un vehículo blindado BMR de la International Security Assistance Force, que sirvió en la guerra de Afganistán, así como un check point (‘check point’ en su versión inglesa) por lo que no falta una valla en espiga y los militares responsables de la misma.

Una vez dentro podrás disfrutar de diferentes uniformes de la Brigada Paracaidista desde su bautismo de fuego en Sidi Ifni hasta los actuales uniformes negros de salto incluyendo el equipo de salto de tropa completa.

Varios carteles cuentan la historia de la Brigada de Paracaidistas desde sus orígenes hasta la actualidad durante la visita donde se pueden ver diversos carteles, banderas e inscripciones, así como el equipo habitual que utilizan los paracaidistas.

También, un repaso a todas las misiones BRIPAC a nivel mundial a lo largo de su historia como unidad de élite del Ejército de Tierra español. Sin duda una gran oportunidad para los miles de paracaidistas veteranos que han vivido en Alcalá algunos años de su vida mientras servían en el ejército.

Gracias a esta Sala Museo de la Brigada Paracaidista, Alcalá de Henares dispone de un espacio para rendir homenaje a sus soldados, como la gran cantidad de museos militares que hay repartidos por ciudades como París y Londres y que cuando viajamos no lo dudamos. visitar .

La sala de exposiciones BRIPAC en Alcalá de Henares

A mediados de la década de 1970, el General García Manuel, jefe de la brigada de paracaidistas, consciente de la importancia de recordar la historia de nuestras fuerzas, ordenó la creación del “Museo del Paracaidismo”.

Este museo estaba ubicado en los bajos del edificio que ocupaba la Comandancia Militar de Alcalá de Henares, en pleno centro histórico de la ciudad. El proceso de abandono del cuartel del centro de la ciudad y entrega de los edificios a la Universidad de Alcalá de Henares, obligó al traslado del museo a la Base «Primo de Rivera» y posteriormente a la Base Príncipe de Paracuellos de Jarama. , abandonando definitivamente la ciudad cuna de los paracaidistas, las unidades paracaidistas del Ejército del Aire también tienen su origen en Alcalá hasta su traslado a Murcia.

A pesar del traspaso de BRIPAC, se ha mantenido la relación con las instituciones de Alcalá y se han logrado múltiples colaboraciones en actividades relacionadas con la difusión y promoción de la cultura de la defensa. Es en este apartado donde queremos ampliar la colaboración con el Ayuntamiento de Alcalá, para transmitir el conocimiento de la historia de España y, en particular, de la historia militar vinculada a la ciudad y la Brigada Paracaidista.

Tras años de contactos con instituciones para encontrar un lugar adecuado para su instalación, en 2022 se firmó el convenio de colaboración entre el Museo del Ejército y el Ayuntamiento de Alcalá de Henares para ubicar esta sala de exposiciones.

El objetivo principal de la exposición es difundir y promocionar la historia militar de España, la Cultura de la Defensa con la “Marca del Ejército”, dar a conocer la Brigada Paracaidista y su vínculo intrínseco con la ciudad de Alcalá de Henares.

La forma de mostrar estas ideas es de una forma muy visual y atractiva, convirtiendo una sala moderna en un espacio interesante para todos los públicos.

Los fondos a exhibir forman parte de la colección museística que la BRIPAC tiene en Base Príncipe junto con fotografías y afiches realizados especialmente para la nueva sala de exposiciones.

Conoce la BRIPAC

La Brigada Paracaidista «Almogávares» VI (BRIPAC) toma su nombre de los guerreros almogávares de la España de los siglos XIII y XIV, soldados de infantería ligera acostumbrados a incursionar en territorio enemigo y que llegaban a operar en las zonas más remotas del Mediterráneo. Heredero de las tradiciones de nuestros Tercios, su vínculo histórico más estrecho es con La Legión. El título de Caballero/Dama Legionario Paracaidista (CLP/DLP), otorgado a sus miembros, conlleva un estímulo, además de una identificación con las tradiciones militares de la Legión.

La Primera Bandera Paracaidista del Ejército de Tierra fue creada por orden confidencial del Ministro del Ejército el 17 de octubre de 1953, estando ubicada en la histórica ciudad de Alcalá de Henares. Recibe el nombre de «Roger de Flor», gran campeón de Almogávar, el emblema de la nueva Unidad es la flor de Lis.

El 23 de febrero de 1954, en la Escuela Militar de Paracaidismo «Méndez Parada» del Ejército del Aire, en Alcantarilla, Murcia, se realizó el primer lanzamiento de estas nuevas fuerzas. Cada año, en ese día, se realizan actos para conmemorar esa fecha histórica.

En enero de 1956 se crea el Grupo de Bandera Paracaidista del Ejército y se inicia la organización de la II Bandera Paracaidista, que lleva el nombre de otro célebre caudillo almogávar, «Roger de Lauria».

En 1957, la agresión a la que fueron sometidas las provincias africanas españolas permitió contrastar el valor real de las nuevas unidades. El «bautismo de sangre y fuego» tuvo lugar el 16 de agosto de este año en Tiquisit Igurramen (Ifni), y durante el conflicto también hubo dos batallas (en Tiliuín el 29 de noviembre de 1957 y en Erkunt el 19 de noviembre). ). Como resultado de los operativos murieron cuatro oficiales y treinta y tres paracaidistas; y ochenta paracaidistas resultaron heridos.

Por su actuación en esta campaña se le concedieron tres medallas militares individuales, una medalla militar colectiva (en la sección de Teniente Ortiz de Zárate), seis cruces militares y setenta y nueve cruces al mérito militar con distintivo rojo.

En 1960 se crea en Murcia la III Bandera Paracaidista, que recibe el nombre de «Ortiz de Zárate», en honor y memoria del teniente homónimo fallecido en Ifni. En Murcia, en 1961, también se crea la Unidad Depósito y Educación, encargada de la selección y formación de los futuros paracaidistas.

En el mismo año, II Bandera se desplegó en el Sáhara para proteger al personal de las empresas de prospección en el desierto durante el llamado «Conflicto del Petróleo».

En febrero de 1966 se organizó la Brigada Paracaidista (BRIPAC) del Ejército, integrándose en ella elementos de maniobra, así como el apoyo necesario para combatir de forma autónoma, en el contexto de operaciones paracaidistas y aerotransportadas.

El 2 de mayo de 1968, en presencia de los Príncipes de España, el alcalde de Alcalá de Henares entregó la Bandera Nacional a la BRIPAC.

En 1971 se crea en Murcia el Batallón de Instrucción Paracaidista, heredero de la Unidad Depósito de Instrucción Paracaidista.

En 1975 unidades de la Brigada Paracaidista (I y III Bandera) se desplegaron en el Sáhara para participar en operaciones de protección del territorio y durante la «Marcha Verde», hasta el desalojo y abandono del territorio. Durante este despliegue murió un paracaidista y se concedieron 5 cruces al mérito militar con distintivo rojo.

Misiones internacionales BRIPAC

En 1991, como resultado de la Guerra del Golfo y en respuesta a los ataques contra la población kurda en el norte de Irak, el gobierno español envió una fuerza militar para unirse a la Operación Proporcionar Confort liderada por Estados Unidos. La Brigada Paracaidista está designada para liderar e integrar el grueso del Grupo Táctico “Alcalá” (AGT). Es la primera vez que se despliega una unidad militar en una misión internacional.

En 1992, España decide intervenir, a instancias de la ONU, en la antigua Yugoslavia, destacando de nuevo los paracaidistas en los grupos «Málaga» (1992-93) y «Canarias» (1993), formando entonces el grueso de la » Grupo «Madrid». » (1993-94). En este territorio volvió a desplegarse, bajo bandera de la OTAN, en las operaciones IFOR (1996) y SFOR (1999), y por última vez bajo bandera de la Unión Europea, al frente del contingente franco-español, en 2003. en estos despliegues cinco paracaidistas pierden la vida y se les otorga una Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo.

Tras la intervención internacional en el conflicto de Kosovo, la Brigada Paracaidista formó parte del contingente español (KFOR) en los años 2000 y 2001-02.

También en marzo de 2000, miembros de la Brigada Paracaidista fueron enviados a Mozambique (África) en misiones de apoyo logístico al contingente español desplegado tras las graves inundaciones sufridas en ese país.

Los despliegues en Afganistán (ISAF) comenzaron en 2004 y se repitieron en 2006, 2007, 2008, 2010 y 2012. Cuatro paracaidistas perdieron la vida en estos despliegues -uno en 2006, dos en 2007 y uno en 2012- y se distingue a varios miembros de la BRIPAC con 14 Cruces al Mérito Militar con distintivo rojo, tres con distintivo amarillo, numerosas menciones distinguidas en la Orden General, premios al valor y hazañas.

En 2005, tras los terremotos que asolaron la provincia de Cachemira (Pakistán), los Zapadores de la BRIPAC se sumaron a la expedición para apoyar al pueblo pakistaní, colaborando en la reconstrucción de infraestructuras y comunicaciones.

En marzo de 2007, la BRIPAC se trasladó a Líbano (FPNUL), donde lideró la Brigada Multinacional del Este y aportó la mayor parte del contingente español. vuelve a esto : territorio en 2010, 2016 y 2020. En estas operaciones (2007) entran en servicio seis paracaidistas, a los que el gobierno libanés les otorga la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo y diversas condecoraciones, entre ellas el nombramiento como mártir del pueblo libanés.

BRIPAC también participó en actividades de capacitación para soldados de ejércitos amigos en Malí (2013, 2014 y 2018), Somalia (enero a junio de 2015) e Irak (2015, 2018 y 2021).

BRIPAC actualmente tiene un contingente desplegado en Malí y está preparando otro para ser desplegado en Líbano a mediados de año, junto con un equipo de protección para ser desplegado en Irak.

La reorganización de la BRIPAC

En 2016 BRIPAC inició su última transformación. Se crean los Regimientos de Infantería Paracaidista N° 1. 4 “Ñapóles” (donde se integran las banderas “Roger de Flor” y “Roger de Lauria”) y los regimientos de paracaidistas n. Ortiz de Zárate”). Al año siguiente el Regimiento de Caballería “Lusitania” No. 8 Paracaidistas.

Finalmente, en 2021, luego de la última reorganización del Ejército, la BRIPAC dejó de pertenecer a la División “Castillejos” para incorporarse a la División “San Marcial” como Brigada de Respuesta Inmediata y Entrada Inicial.

Esta División, junto con la BRIPAC, está integrada por el Comando de Operaciones Especiales (MOE), las Fuerzas Móviles Aéreas del Ejército (FAMET), el Cuartel General de Tropas de Montaña (JTM) y el Regimiento de Operaciones de Inteligencia N° 1 (ROÍ). Todas las unidades de capacidades específicas.

Apoyo a las autoridades civiles

A lo largo de su historia, BRIPAC ha apoyado a las autoridades civiles siempre que lo requieran en accidentes, inundaciones, incendios, terremotos, protección de estructuras e infraestructuras críticas o recolección de alquitrán después del desastre del «Prestige».

Durante el año 2020, la BRIPAC realizó varias misiones de patrullaje, desinfección de instalaciones y protección de instalaciones críticas durante el operativo “Balmis” e inició su participación en el operativo “Misión Baluarte” con la creación de secciones de vigilancia epidemiológica y labores de desinfección e instalaciones. .

Tras la tormenta Filomena que asoló el centro de la península, BRIPAC participó en actividades de remoción de nieve y hielo en Madrid y Toledo, además de transportar personal de servicios esenciales durante la tormenta.

A principios de 2022, la BRIPAC participó con secciones de vigilancia epidemiológica para el seguimiento de pacientes con COVID 19 y con equipos móviles de vacunación en apoyo a varias comunidades autónomas.

Orgullosa de su corta pero intensa historia y heredera de gloriosas tradiciones, la Unidad está siempre disponible para actuar en los puestos de mayor riesgo y esfuerzo allí donde los intereses de España lo requieran.



Aquí va lafuente para saber más.

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.