Mar. Feb 27th, 2024

El jefe del Ejecutivo nacional, Pedro Sánchez, visitó Alcalá de Henares. Participó en una ley sobre “Pensiones Equitativas” realizada en el Concejo Municipal del Distrito IV del barrio El Ensanche y donde el público estaba compuesto básicamente por personas de la tercera edad.

La visita del mandatario causó revuelo esta mañana en la zona por la cercanía del Centro de Especialidades Francisco Díaz. Allí vecinos y pacientes dijeron estar sorprendidos por las fuertes medidas de seguridad, así como por la gran cantidad de medios de comunicación que cubren la noticia.

Sánchez, recibido por el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, y el resto de la sociedad municipal, valoró el acto sobre las pensiones, subrayando que «España alcanza ya los 20,18 millones de empleados, según la Encuesta de Población Activa (EPA) de el cuarto cuarto».

«Positiva evolución del mercado laboral»

El consejero delegado ha señalado que el año pasado “se crearon 840.000 nuevos puestos de trabajo y la tasa de paro descendió hasta el 13,33%. Por tanto, este es el legislador del trabajo y debe ser también el legislador del trabajo digno”.

La positiva evolución del mercado laboral -según el presidente- «apoya los ingresos de la Seguridad Social, que cerró 2021 con un récord de 132.000 millones de euros, lo que permitió reducir el déficit al 1% del PIB en 2021». Estamos demostrando que se puede salir de la crisis de otra manera, con dignidad, con justicia social y, además, estamos demostrando que la seguridad social, que es el sistema público de pensiones, es sostenible, tiene un presente, pero sobre todo tiene futuro”, señaló.

“Una reforma laboral que combate la precariedad”

Para «dignificar» las condiciones laborales, Sánchez ha señalado que el Ejecutivo pretende elevar el salario mínimo interprofesional (SMI) hasta alcanzar el 60% del salario medio en 2023, tal y como recomienda la Carta Social Europea.

Asimismo, pidió a los grupos parlamentarios validar la reforma laboral, consensuada con sindicatos y patronal, ya que consigue «reducir la temporalidad y la precariedad» y beneficia a los trabajadores, especialmente a los más jóvenes.

“Siempre hemos creído que era importante reparar el consenso roto. En la crisis financiera se impusieron dos contrarreformas: la contrarreforma laboral y la contrarreforma previsional, que situaron esencialmente la sostenibilidad de nuestro sistema público de pensiones en el recorte sistemático de las pensiones presentes y futuras”, describió.

«Un sistema de pensiones sostenible y transparente»

Durante su intervención, el presidente del Gobierno ha destacado que la reforma de 2013 «generó mucha incertidumbre» entre los mayores y los jóvenes que no sabían lo que recibirían al jubilarse. “Lo que estamos haciendo es, sobre la base del consenso, garantizar un sistema de seguridad social claro y transparente”, defendió, apostando por el “horizonte de sostenibilidad” que la nueva reforma trae a los trabajadores.

“Vamos camino de dar una respuesta muy diferente a la que se dio después de la crisis financiera. Por el camino de la dignidad, de la justicia intergeneracional, del reconocimiento de las generaciones de nuestros mayores: de todo el aporte que habéis hecho con dificultad, con trabajo, durante vuestros años de vida laboral. Y, sobre todo, de un horizonte de claridad, transparencia y conocimiento previo por parte de nuestros jubilados, de qué pensión recibirán anualmente”, dijo.

El presidente del Gobierno defendió el Mecanismo de Equidad Intergeneracional que incorpora la reforma para «llenar la alcancía de pensiones» y así tener «un colchón suficiente» para sustentar «pensiones dignas». “Nuestras previsiones son que en los próximos diez años podamos llegar a los 30.000 millones de euros”, estimó la evolución del Fondo de Reserva en base a estas medidas.

Revalorización de pensiones con el IPC

Finalmente, Sánchez explicó que la reforma pone fin al modelo anterior y establece por ley la revalorización de las pensiones según el IPC. «La diferencia esencial es que ya no será una decisión discrecional del Gobierno, sino una decisión legal, refrendada por el Gobierno y las Cortes Generales», explicó.

El martes, el Gabinete aumentó las pensiones contributivas en un 2,5%, según la inflación promedio de 2021, y las pensiones no contributivas y mínimas en un 3%, agregando un pago adicional para compensar la desviación de precios. “Este año emprendemos un camino de dignificación previsional y sostenibilidad de nuestro sistema público de pensiones que merece ser celebrado”, agregó.