Lun. Mar 4th, 2024

Alcalá de Henares es una ciudad afortunada en muchos sentidos. Incluso en juegos de azar. Y es que la lotería de Navidad tiene una estrecha relación con nuestra ciudad por la cantidad de veces que se ha jugado a El Gordo.

En 2017 el número antes de la caída del Gordo otorgó 105 euros al euro, y en 2016 se vendió una décima parte de un coche de segundo premio. También en 2018 no pasó la lotería porque bajó una quinta parte en dos administraciones y El Gordo pasó por la cercana Torrejón. Ya en 2019 una pizca del tercer premio y, sobre todo, cerca de un millón de euros del cuarto premio fue el dinero que cayó en Alcalá.

Y, de nuevo, en 2020, la suerte volvió a sonreír en la ciudad de Cervantes. La administración de El Corte Inglés repartió premios a los vecinos, repartiendo 56 millones de euros. Cinco de estos millones fueron distribuidos por una pequeña empresa familiar. Industrias Metálicas Jada compró sus boletos en el centro comercial y se los vendió a sus clientes y amigos.

Pero la última vez que cayó el primer premio en Alcalá fue en 2012. Así, en la administración de la lotería número 12 de El Chorrillo, El Gordo no cayó, sino que Javi Gutiérrez, la lotería, vendió dos tercios del primer premio de la lotería de Navidad.

A las 10:07 am de ese 22 de diciembre, los hijos de San Ildefonso Ismael Rastrelli y Sherley Fonseca cantaron 76.058, El Gordo de la Lotería de Navidad. Había caído, en su mayor parte, en Alcalá de Henares.

El barrio El Chorrillo y otros puntos de la ciudad quedaron encantados. Además, la administración de El Val también había cobrado una pizca de 500.000 euros, por lo que, aunque en menor medida, también había más ganadores en el otro lado de la ciudad.

En el momento más duro de la crisis

Fue en uno de los momentos más duros de la crisis económica. Se encontraban los trabajadores de la empresa Cametal, sin sueldo desde hace varios meses, un conocido periodista de Alcalà, que aseguraba tener graves problemas con la hipoteca, y un joven rumano que llevaba tres años y tres meses en paro sin percibir ninguna prestación. algunos de los ganadores.

Lamentablemente, en ese invierno de 2012, hubo demasiadas historias como esta en El Chorrillo. Por eso la alegría ha sido doble en Alcalá y no solo es genial que juegue El Gordo, es mejor que esté en un lugar donde realmente se necesita.

69 localidades en 31 provincias españolas y Ceuta fueron las más exitosas, aunque las más beneficiadas fueron los vecinos de El Chorrillo. Allí se vendió la mayor parte de la serie 130, del total 180, alrededor de 520 millones.

Evidentemente, con estas cifras, no solo el barrio de El Chorrillo fue el agraciado de Alcalá. El exjugador de la selección nacional y del Atlético de Madrid, entre otros equipos, Gabriel Moya compró un buen número de billetes en la administración de la lotería número 12 de El Chorrillo. Él se encargaba de repartirlos entre sus amigos y jugaba El Gordo.

En esa lista de ganadores estaban Julio Romero, dueño de El Niño, Rodolfo Gómez, expresidente de Alcalá, o los futbolistas Alfredo Santa Elena y Antonio Acosta.

El año 2012 fue el último gran gordo, repartiendo 400.000 € libres de impuestos a cada una de las 1.800 décimas. El gobierno anunció una tasa impositiva del 20% sobre todos los premios de lotería de más de 2500 € para el año siguiente.

Más historias sobre la lotería de Alcalá

Parece que la suerte en la lotería de Navidad de Alcalá está muy ligada al fútbol. Recién en 2012, Efigenio Albadalejo, presidente de la Peña Madridista Ramón Mendoza, también fue uno de los premiados. Pero todos recuerdan que Natale Gordo en el año 88 cuando el CD Avance hizo felices a muchos alcalaínos con sus votos que compró en la octava administración de Andrea Doria.

Ese año, antes de otorgar el segundo premio de la Lotería de Navidad, el número 8 repartió 670 millones de pesetas de la Lotería Nacional en noviembre, precisamente el día 5. Después de 30 años volvió a ocurrir lo mismo con el Premio de la Lotería Nacional del 10 de noviembre de 2018. .

Son historias contrastadas pero también hay leyendas como la del destino de Moya que, se dice, no era la primera vez que jugaba la Lotería de Navidad con un amigo, dueño de una de las empresas más productivas de Alcalá. O el dueño de un bar del centro que, según afirman, ha tenido la oportunidad de ganar tres veces la lotería de Navidad.

No diremos nombres porque todavía es de oídas, pero que conste que investigando podemos asegurar que, al menos, el último es real.

Historias de un gordo que en muchas ocasiones cayó donde se le necesitaba. Por ejemplo, entre los trabajadores de Viajes Marsans de Alcalá de Henares. Compraron la décima empresa galardonada con El Gordo y lo celebraron con unas copas en el bar La Panadería de la calle Mayor. que fue uno de los pocos abiertos hasta tarde durante un día laborable.

Meses después, su empresa quebraría y perderían sus puestos de trabajo, pero los que participaron en ese pedacito de El Gordo sufrieron menos.

Más información