Vie. Jun 21st, 2024

El escritor leonés Luis Mateo Díez, nacido en Villablino, León en 1942, fue galardonado con el prestigioso Premio Cervantes en el Día del Libro, el reconocimiento más importante de la literatura hispánica. En su discurso de aceptación, Díez ofreció una reflexión profunda sobre su vida y obra, comenzando con una biografía intelectual que se convirtió en un diálogo con Don Quijote y finalmente se transformó en un ensayo sobre la literatura y el heroísmo.

El autor reveló su «precaria incapacidad para escribir lo que le sucede», expresando su desinterés por sí mismo y su preferencia por explorar la vida de otros a través de la narrativa. En su discurso, Díez cuestionó su verdadera vocación como escritor y destacó la importancia de la imaginación en la creación literaria.

Haciendo referencia a destacados autores como Cesare Pavese, Irene Nemirovsky, Manuel Longares, Rainer María Rilke y Rafael Azcona, Díez exploró la influencia de Don Quijote en su vida y obra, identificando al «héroe del fracaso» como un tema recurrente en sus cuentos. El autor describió la figura de Don Quijote como un «antihéroe» que lo cautivó desde su infancia y que ha influido en la creación de sus personajes a lo largo de su carrera literaria.

El discurso de Díez también destacó su conexión con la literatura popular y las tradiciones folclóricas, así como su profunda admiración por la biblioteca familiar y la influencia de su padre en su formación literaria. El Rey Don Filippo elogió la habilidad de Díez para capturar la esencia de la literatura popular y el poder de la evocación en sus novelas.

En su intervención, el Ministro de Cultura, Ernesto Urtasun, elogió el sentido del humor de Díez y su defensa de la imaginación como aspectos destacados de su obra. Se destacó la novela «La ruina del paraíso» como una obra clave que ilustra la relación entre Díez y Cervantes, destacando la presencia recurrente del tema de las «enfermedades del alma» en la narrativa del autor.

En resumen, el discurso de Luis Mateo Díez al recibir el Premio Cervantes en 2024 fue un testimonio de su profunda conexión con la literatura, su admiración por Don Quijote y su enfoque único en la creación literaria. Su obra ha sido reconocida por su originalidad, su humor compasivo y su exploración de los aspectos más profundos de la condición humana. la película «El Padrino»:

«The Godfather» es una película dirigida por Francis Ford Coppola y estrenada en 1972. Basada en la novela homónima de Mario Puzo, esta obra maestra del cine narra la historia de la familia Corleone, una poderosa familia de la mafia italoamericana.

La trama se centra en el personaje de Don Vito Corleone, interpretado magistralmente por Marlon Brando, el patriarca de la familia y líder de la organización criminal. Don Vito es un hombre astuto y calculador, que se gana el respeto y el temor de sus enemigos y aliados por igual. Sin embargo, a medida que envejece, comienza a delegar responsabilidades en sus hijos, especialmente en su hijo Michael, interpretado por Al Pacino.

Michael, a quien en un principio le disgustaba la vida de la mafia, se ve obligado a asumir el control del imperio criminal de su padre después de que este sufra un intento de asesinato. A medida que Michael se va sumergiendo en el mundo del crimen organizado, va demostrando ser un líder implacable y despiadado, dispuesto a hacer lo que sea necesario para proteger a su familia y mantener el poder de los Corleone.

La película explora temas como la lealtad familiar, la moralidad, la corrupción y el poder, y lo hace de una manera magistral, con un guion brillante y actuaciones memorables. «El Padrino» es considerada una de las mejores películas de la historia del cine, y ha influenciado a generaciones de cineastas y espectadores. Su impacto cultural es innegable, convirtiéndose en un clásico atemporal que sigue siendo relevante hasta el día de hoy.

Aquí va la fuente original

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.