Mié. Ago 10th, 2022

  • Sábado 2 de julio Centro histórico de Alcalá de Henares, desde la Plaza de los Mártires (Cuatro Caños) hasta la Plaza de los Santos Niños.

En la calurosa tarde del sábado 2 de julio se celebró en Alcalá de Henares la primera manifestación del Orgullo en Alcalá de Henares desde 2019 a causa de la pandemia. Convocada por la asociación “Alcalá Entiende”, colectivo LGTBI creado este año e integrado por activistas históricos de la ciudad, no tuvo un carácter institucional como sus antecesores.

El lema era «Enfrentando tu odio: visibilidad, orgullo y resiliencia». El objetivo era dar respuesta al auge de la extrema derecha y la incitación al odio y la acción a través de la visibilización y organización del colectivo LGTBI en la ciudad. La manifestación finalizó en la Plaza de los Santos Niños con un llamamiento a las personas LGTBI de Alcalá para que se sumaran a esta nueva asociación.

La manifestación inició su marcha desde vía Libreros y finalizó en la Plaza de los Santos Niños con una participación de trescientas personas y durante la misma mucha gente se sumó a esta manifestación llena de color, alegría, buen tiro y muy reivindicativa.

Las calles del centro de la ciudad se llenaron de sonido gracias a la excelente actuación protagonizada por la “Batucada queunderstands”, la Escuela Batucada de Madrid nacida en 2013 con el objetivo de crear un espacio social y de encuentro destinado a la visibilización del colectivo de mujeres feministas , lesbianas y bis, aunque sobre todo se consideran «heteroamigas».

Las consignas más escuchadas fueron “Detrás de los balcones también hay hinojos”, “Fuera de nuestros barrios, machistas”, “Que vengan a ver esto si es orgullo y no el desfile machista burgués”, “Alcalá es diversidad”, “ Mi cuerpo, mi vida, mi forma de follar no se arrodillen ante el sistema patriarcal”, “En esa ventana también hay lesbianas”, “Hermano Samu no nos olvidemos”, “Luchar es la única manera”, “Contra la homofobia y su violencia, ahora y siempre la resistencia», «Más vale tener dos padres que uno del PP», «Basta ya el obispo de Alcalá».

Al acto asistieron Teresa López, portavoz de Unidas Podemos de IU en el municipio de Alcalá de Henares, David Cobo, concejal del mismo grupo y María Elena Vaquero del Más Madrid.

Ya en la Plaza de los Santos Niños, pasadas las ocho y media de la tarde, Yulia Srey, activista LGTBI, dijo que “contra el odio estamos unidos con nuestras mejores armas, la visibilidad, el orgullo y sobre todo nuestra resiliencia. Porque en cada acto en el que demostramos nuestra resiliencia, levantar nuestras banderas y hacer ruido es parte integral de esta lucha por lograr algún día una sociedad más justa y equitativa que no deje a nadie atrás.

Yulia continúa explicando que “estamos a pocos días de un momento clave para los derechos humanos en este país. Pronto podremos ver que el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de la Los derechos de las personas lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales por fin son ley.

Tras este discurso, se pidió a Breogán Lobos, portavoz de la asociación «Alcalá Entiende», escritor y profesor de inglés, que leyera el manifiesto con el que finalizaba este acto reivindicativo.


MANIFIESTO ORGULLO ALCALÁ DE HENARES 2022. «EL ROSTRO DEL ODIO: VISIBILIDAD, ORGULLO Y RESILIENCIA»

“Después de varios años de ausencia, estamos de vuelta en las calles de Alcalá en este 2022. Y volvimos porque era el momento de hacerlo, porque nos encontrábamos una vez más en la necesidad de salir a la calle y plantear lo que a estas alturas debe ser. un hecho pero que todavía hay quienes nos cuestionan y nos niegan: que la expresión de nuestros afectos, nuestros deseos, nuestros sentimientos y nuestras identidades son derechos inseparables de las personas, de nuestra condición humana. Si bien es cierto que en los últimos años se ha avanzado en el reconocimiento jurídico y social de nuestros derechos, estos aún son insuficientes para abarcar todas las realidades, no sólo afectivo-sexuales, que nos conforman como personas. Este lunes se abrió una nueva puerta de esperanza con la aprobación por parte del gobierno de un texto legislativo que es decisivo para el necesario reconocimiento de la realidad de las personas trans y la garantía de los derechos de todas las personas LGBTI. Si bien cualquier iniciativa de este tipo es bienvenida, de ninguna manera significa que el trabajo está terminado.

Hemos asistido a un repunte de los delitos de odio por razón de orientación sexual y/o género en el conjunto del estado español. Una situación dolorosa que llegó a un punto dramático con el asesinato -sí, ASESINATO, digámoslo por su nombre y con mayúsculas- de Samuel en La Coruña hace un año, mañana. Perdió la vida a manos de unos homófobos que se creyeron con derecho a golpearlo por ser LGTBI. Si el asesinato fue doloroso para toda la comunidad LGBTI y teniendo la conciencia colectiva de que Samuel pudo haber sido cualquiera de nosotros en cualquier parte del país, fue mucho más doloroso ver la reacción que dicho crimen provocó en parte de la sociedad con cientos de personas. de personas que minimizan, si no niegan abiertamente, la naturaleza homofóbica de la agresión.

La muerte de Samuel, sin embargo, fue solo la confirmación de una realidad que nos decían las estadísticas: solo en 2019 hubo 971 agresiones LGBTI fóbicas, de las cuales solo el 15% fueron denunciadas y el 3% fueron a juicio. Imagínese, además de estas cifras sangrientas, cuántas agresiones, verbales o físicas, nunca se denuncian simplemente por miedo a hablar abiertamente de las víctimas. Para 2021, informes preliminares del Ministerio de Justicia hablaban de un aumento de casi un 10% en estos ataques.

El por qué de este aumento de la violencia contra las personas LGTBI lo tenemos muy claro y no queremos quedarnos callados: la presencia de la extrema derecha en las instituciones, acicateada por algunos medios de comunicación, ha sacado a la luz a los miembros más indeseables de la sociedad. . Pero ahora, la existencia por parte de algunas instituciones de un discurso de odio legitimador contra las personas LGBTI está arruinando décadas de trabajo que se había hecho con paciencia en todo el país. También en Alcalá de Henares.

Por eso nos vamos hoy. Demostrar que por mucho que les enfurezca nuestra presencia en su estrecha y gris concepción de la sociedad, seguiremos siendo visibles en la calle, con nuestras plumas, nuestra alegría, nuestras muestras públicas de cariño. Estaremos muy visibles, sin escondernos, en las calles, en los asuntos públicos, en la televisión, la radio, el cine, la prensa, en los deportes, en el trabajo, en las fábricas, escuelas e institutos, universidades. , en los centros de mayores y residencias, en los hospitales, en los lugares de ocio, en las ciudades, en el campo, en nuestras casas, en nuestras familias. Y lo haremos con alegría, responsabilidad, valentía, constancia y resiliencia. Porque frente a los que no quieren vernos en la calle con argumentos trasnochados, miraremos hacia un futuro lleno de esperanza y libertad. Porque, como decía el citado Pedro Zerolo, “nosotros no encajamos en su modelo de sociedad, pero ellos se adaptan al nuestro”.

Reivindicaremos nuestra diversidad con orgullo. sexuales y de género. Aunque nos digan que no es necesario, estamos orgullosas de llamarnos lesbianas, gays, transexuales, bisexuales… o queer, bolleras… no importa. Pero estamos orgullosos no solo de esto; también de las muchas otras diversidades que nos atraviesan: nuestra raza, nuestra clase social, nuestra creencia religiosa o no, nuestra ideología política, nuestra funcionalidad, nuestros cuerpos… Todos somos diferentes. Esta es nuestra diversidad como sociedad, y esto es en definitiva lo que hoy celebramos aquí: nuestra riqueza humana, la capacidad de construir sociedades humanas verdaderamente plurales, libres e igualitarias, en las que nadie tenga que temer discriminación o daño alguno para ser quiénes son. Yo soy. , sentir, pensar o creer en algo. Este es el futuro que queremos y que nos empuja a salir año tras año y seguiremos así el tiempo que sea necesario.

Es un camino largo, arduo y no exento de problemas. Pero no podemos cejar en nuestro esfuerzo, aunque solo sea por el recuerdo de tantas personas que han dado tanto que esta tarde estamos en esta plaza para celebrar y reivindicar nuestra diversidad. Para ello sólo es necesario organizarnos, como se ha hecho hasta ahora, fortaleciendo nuestros espacios de solidaridad, seguridad y unidad; y la conexión con otros movimientos sociales, junto con la transversalidad que nos atraviesa. Siempre abiertos a una sociedad de la que formamos parte ineludible, y que ha demostrado reiteradamente que está dispuesta a dejar atrás a quienes no tienen más que confrontación para intentar influir en ella.

Conchita Wurst dijo que «[…] que creen en un futuro de paz y libertad; Tu sabes quien eres. Estamos unidos y somos imparables”. Hoy hacemos nuestras sus palabras.

Frente a su odio, nos harán visibles, nos enorgullecerán, nos harán resistentes. Muchas gracias Alcala!!!


Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.