Lun. Mar 4th, 2024

El Alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, participó junto al Consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, David Pérez, el Director General de Autopistas, Jorge Urrecho, el Primer Teniente de Alcalde, Miguel Ángel Lezcano, y el Concejal de Urbanismo Urbanismo, Infraestructuras y Progetti, Alberto Blázquez, en la reapertura al tráfico del puente de la M300 tras la restauración de su estructura.

Esta reparación supuso una inversión de más de 2,1 millones de euros, con el objetivo de reforzar la seguridad de los más de 50.000 vehículos que circulan cada día por esta carretera comarcal.

Rodríguez Palacios mostró su satisfacción por haber podido reabrir al tráfico “esta arteria tan necesaria y fundamental para la ciudad; su cierre penalizó el tránsito y provocó una fuerte distorsión para nuestros vecinos, pero hoy vemos, con su reapertura, que la colaboración entre instituciones es fundamental para solucionar los problemas, y que en este país contamos con grandes empresas capaces de atender emergencias, y técnicos órganos capaces de resolver problemas graves en poco tiempo”.

El alcalde ha querido subrayar la importancia en este caso de “depurar las responsabilidades para explicar a los vecinos por qué una obra de este tipo, que se suponía iba a durar décadas, presentaba carencias tras 10 años de vida. Si ha habido algún tipo de negligencia, se debe investigar para recuperar el dinero público que estamos obligados a defender”.

El puente de la M-300 ha sido reabierto al tráfico

Este martes reabrió al tráfico tras nueve meses de obras que incluyeron el desmontaje y montaje del tablero del puente, impermeabilización y drenaje, instalación de parapetos y defensas, nueva solería, señalización e iluminación.

La modernización de esta infraestructura beneficiará especialmente a los vecinos de Alcalá de Henares, así como al resto de usuarios de la carretera M-300 que une la ciudad complutense con la A-2. Pérez destacó la importancia de estas obras para garantizar la seguridad vial de la población madrileña, y las enmarcó dentro de las obras de supervisión estatal de este tipo de estructuras, a través de inspecciones detalladas e informes de evaluación, y las correspondientes propuestas de mejora o reparación, en su caso. los informes técnicos lo consideren necesario.

Para ello, el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó el pasado mes de diciembre una inversión de más de 60 millones de euros hasta 2025 para el mantenimiento de los 2.500 kilómetros de la red viaria regional.

El Ejecutivo madrileño asegura que seguirá realizando la conservación de los 902 puentes y estructuras de la red, con un presupuesto de 3,74 millones de euros para su inspección, con el fin de preservar el valor patrimonial de las carreteras propiedad de la región y obtener la mejores condiciones de seguridad.

Imágenes de la reapertura del puente de la M-300 a su paso por Alcalá de Henares