Sáb. Jul 20th, 2024

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha propuesto las nuevas Islas del Clima en su Plan de Sostenibilidad Turística, como parte de los procesos de implantación de los fondos Next Generation. Estas islas, que estarán ubicadas en la Plaza de los Santos Niño y sus alrededores, tienen como objetivo proteger los espacios del Centro Histórico más afectados por las altas temperaturas. Se trata de estaciones vegetales autoportantes y móviles que proporcionarán hasta 50 metros de sombra en áreas con poca vegetación, equipadas con sensores para analizar temperatura, humedad y calidad del aire.

El presupuesto para este proyecto es de aproximadamente 400.000 euros, y las Islas del Clima serán conectadas con el Centro de Turismo Inteligente. Esta innovadora solución ecológica busca combatir el cambio climático y renovar los espacios públicos, siguiendo el manual de estilo de la señalización turística de Alcalá de Henares. Además, se ha enfatizado la importancia de contar con un plan de mantenimiento de la infraestructura adquirida para garantizar su efectividad a largo plazo.

El concejal de Turismo, Isabel Ruiz Maldonado, destacó que este mobiliario urbano moderno responde a las necesidades de los ciudadanos y turistas, creando refugios climáticos esenciales para mejorar la calidad de los espacios públicos. Los Planes de Sostenibilidad Turística son fundamentales para el desarrollo económico de la ciudad, y se están llevando a cabo modificaciones en varios proyectos para cumplir con los requisitos medioambientales y patrimoniales.

Además, se ha anunciado el concurso para la ejecución de las obras de reforma de la Plaza de San Lucas, así como la planificación del proyecto Gemelos Digitales de Recursos Turísticos. También se está reformulando el proyecto de reforma del Museo de Esculturas al Aire Libre y la eficiencia energética de la Muralla, tras los informes emitidos en 2022. En resumen, la implementación de los Planes de Sostenibilidad Turística en Alcalá de Henares está en marcha, con el objetivo de promover un turismo sostenible y responsable en la ciudad. «El retrato de Dorian Gray» es una novela escrita por Oscar Wilde y publicada por primera vez en 1890. La historia sigue a Dorian Gray, un joven apuesto y encantador que es retratado por el talentoso pintor Basil Hallward. Al ver su retrato, Dorian expresa su deseo de permanecer joven y bello para siempre, sacrificando su alma en el proceso.

A medida que Dorian se adentra en una vida de excesos y placeres sin límites, su retrato envejece y muestra los efectos de sus acciones inmorales. Mientras tanto, Dorian permanece joven y atractivo, sin mostrar signos de envejecimiento o deterioro físico. A medida que la historia avanza, Dorian se convierte en un ser corrupto y malvado, manipulando y destruyendo a todos los que se cruzan en su camino.

El retrato de Dorian Gray explora temas como la belleza, la vanidad, la moralidad y las consecuencias de nuestras acciones. La novela presenta un retrato oscuro y perturbador de la naturaleza humana, mostrando cómo la obsesión por la juventud y la belleza puede llevar a la perdición y la destrucción.

A lo largo de la historia, Dorian lucha con su conciencia y la dualidad de su ser, enfrentando las consecuencias de sus decisiones y acciones. A medida que su retrato envejece y se corrompe, Dorian se enfrenta a la realidad de su propia depravación y la inevitable caída de su alma.

En última instancia, «El retrato de Dorian Gray» es una obra maestra de la literatura que desafía las convenciones sociales y morales de la época victoriana. A través de la historia de Dorian Gray, Oscar Wilde nos invita a reflexionar sobre la naturaleza humana y la búsqueda de la eterna juventud, recordándonos que la belleza exterior puede ser efímera, mientras que la verdadera belleza yace en el alma.

Aquí va la fuente original

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.