Mar. Jun 28th, 2022

Teresa López y David Cobo, grupo municipal de Unidas Podemos IU / Foto de Pedro Enrique Andarelli (archivo AH)

  • Carta enviada por Unidas Podemos-IU Alcalá de Henares
agencias de fotografía

Estamos en un momento crucial de la historia de la humanidad, en el que la invasión rusa a Ucrania ha tomado por sorpresa a parte del mundo y es un ataque imperialista que merece todo el repudio y condena de esta y todas las guerras económicas y estratégicas.

Estamos en contra de la guerra en Ucrania como hemos condenado la guerra en Siria, Yemen, Libia, Afganistán o Yugoslavia. En Unidas Podemos estamos comprometidos con la resolución diplomática y pacífica de este conflicto, porque quienes sufren las consecuencias más crueles y devastadoras de la guerra son las personas, y no quienes parecen jugar la guerra desde sus posiciones de poder.

Transmitimos nuestra sincera solidaridad al pueblo ucraniano que sufre este ataque ya nuestros más de 1.400 vecinos ucranianos que temen por la seguridad de sus seres queridos y por el futuro de su patria. Es hora de activar la solidaridad con las víctimas de este conflicto, las personas que sufren la violencia de la guerra y se ven obligadas a buscar refugio. Debemos dar refugio al pueblo ucraniano desplazado por la guerra, es su derecho y debemos dárselo, así como a los refugiados sirios, afganos oa cualquiera que huya de la violencia en busca de un futuro mejor.

Apoyamos enérgicamente todas aquellas medidas encaminadas al restablecimiento de la convivencia democrática que supongan el restablecimiento de la paz en el país y por todo el apoyo humanitario que podamos brindar para paliar las devastadoras consecuencias de la guerra. Estamos comprometidos con la vía diplomática como la forma más eficiente de poner fin al sufrimiento del pueblo ucraniano y lograr la paz.

Nos referimos a la moción sobre la paz que propusimos el pasado 15 de febrero en el Pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, donde nuestro Grupo Municipal de IU Unidas Podemos instó al Ayuntamiento y al Gobierno central a agotar la vía del diálogo.

La vía armada no puede ser la solución a este conflicto. Agregar más guerra a la guerra no es un camino hacia la paz. Ahora mismo, lo peor que puede pasar es entrar en una escalada militar que aumente la escala del conflicto.

La Unión Europea podría jugar un papel importante en la promoción de la negociación y la vía diplomática hacia un acuerdo de paz, pero al convertirse en parte beligerante pierde por completo la credibilidad que podría tener en este sentido.

No somos partidarios de comprar armas, ni de aumentar la presencia militar en la zona, ni de echar más leña al fuego. Todos nuestros esfuerzos deben ir encaminados a alcanzar una vía pacífica para acabar con este conflicto que está causando un dolor inimaginable en la sociedad ucraniana, tanto dentro como fuera de sus fronteras, y en nuestro municipio por la gran riqueza cultural y cultural que tiene Alcalá de Henares con el pueblo ucraniano. .

Ucrania sufre una guerra civil desde 2014, alimentada por las armas de Rusia y Estados Unidos, cada uno defendiendo los intereses de sus propios imperios. Una guerra que ya ha causado 14 mil muertos y un millón de desplazados. Creemos que el pueblo ucraniano está sufriendo en su territorio una guerra generada por intereses económicos e imperialistas en conflicto. Intereses ajenos a los del pueblo ucraniano que ahora ve atacada su tierra.

La resolución de la Asamblea General de la ONU del 2 de marzo sobre la guerra en Ucrania es fuerte y clara:

  • Poner fin a las hostilidades ahora.
  • Silencien las armas ahora.
  • Abre la puerta al diálogo y la diplomacia ahora.

No dice nada sobre el envío de tropas a la zona, como está haciendo la OTAN. No dice nada sobre el envío de armas, como dice la Unión Europea. Además, estas decisiones no parecen compatibles con esta resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La idea de intensificar esta guerra, ya sea con la ayuda de las armas o con la intervención de la OTAN, solo serviría para intensificar el conflicto. Por eso queremos que la acción de nuestro gobierno se centre en facilitar un acuerdo de paz, no en participar en esta guerra. No queremos ser parte del problema, queremos ser parte de la solución.