Sáb. Jun 22nd, 2024

  • Yolanda Díaz se reunió en audiencia con el Papa Francisco y conversó con él sobre políticas laborales y ambientalismo.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, visitó al Papa Francisco en el Vaticano este sábado. Díaz traspasó al Papa la reforma laboral en España, así como los decretos legislativos emprendidos para acabar con la precariedad y paliar la crisis.

Díaz acudió a la Santa Sede acompañado del secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, y a su salida aseguró que el encuentro fue «muy emotivo», aunque no quiso revelar más contenido de la conversación que mantuvieron. tenido.

Según fuentes del gobierno español, la reunión duró unos 40 minutos. Resultó que ambos compartían la idea de que el trabajo debe ser de calidad y que los trabajadores deben tener derechos. En este sentido, también coincidieron en que las democracias más fuertes son aquellas con mejor calidad de empleo. Díaz también comentó con Francisco que si bien el dato aún no es bueno, el dato de desempleo es mejor gracias a la implementación de políticas públicas.

La ministra también transmitió al Papa la necesidad de implementar marcos legislativos efectivos que permitan que el trabajo sea un instrumento de inclusión social. Además, también hablaron de temas como la dignidad del trabajo, la inmigración o el cambio climático.

Díaz entregó al Papa una estola de plástico reciclado bordada por los Carmelitas Descalzos de Alcalá de Henares, y una edición de «Follas Novas» de Rosalía de Castro, libro que los gallegos trajeron consigo cuando emigraron a Argentina, mientras que este último le regaló entregó un rosario con sus escritos sociales.

Crítica de la oposición

A pesar de que el gobierno envió un mensaje de normalidad, la visita de Yolanda Díaz al Papa no satisfizo a todos los sectores. La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, dijo que esta visita es propia de «una ministra que está en el campo» y mostró su «perplejidad» por parte del público.

También ha recibido críticas de Ciudadanos. Inés Arrimadas se mostró irónica y dijo que no sabía si «ha venido a pedir disculpas por el desastre de gestión que está haciendo con el desempleo y la precariedad juvenil».