Mar. Jun 28th, 2022

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares se ha puesto esta mañana a disposición de la Asociación de Ucranianos de Alcalá un camión del Parque de Servicios Municipales, así como personal de apoyo de diferentes áreas municipales, para trasladar todo el material solidario recogido en el Centro Sociocultural Zulema al Hospital de Urgencias de Enfermería Isabel Zendal para su posterior envío a Ucrania.

Publicidad

El alcalde Javier Rodríguez Palacios y los concejales Manuel Lafront, Blanca Ibarra y Alberto González, acompañaron a la Asociación Ucraniana de Alcalá y aseguraron que disponían de todos los medios necesarios para el envío del material.

Una vez más, el alcalde complutense, Javier Rodríguez Palacios, expresó «un profundo agradecimiento a todos los vecinos de Alcalá de Henares, que han mostrado solidaridad y compromiso con el pueblo ucraniano» y manifestó «el apoyo incondicional del Ayuntamiento a todas las familias ucranianas». que vive en Alcalá de Henares y todo el pueblo ucraniano ante esta injustificada agresión del gobierno ruso”.

Finalmente, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha recordado que la Se establece el Centro Sociocultural Zulema como punto de acopio centralizado de alimentos, bienes y todo tipo de materiales que pudieran ser enviados a Ucrania.

De igual forma, la asociación ahora cuenta con una cabecera municipal cercana al Centro Sociocultural Zulema para su coordinación interna..

El alcalde Javier Rodríguez Palacios muestra su apoyo y colaboración a la población ucraniana de Alcalá de Henares – Foto PSOE Alcalá de Henares

bienvenidos refugiados

Además, el alcalde ha mantenido un encuentro con los vecinos de la ciudad de origen ucranianoy les mostró su apoyo y solidaridad en una situación delicada como la de Ucrania, donde residen muchos de sus familiares y amigos.

Publicidad

La guerra de Ucrania llega a los tribunales internacionales

El 24 de febrero, el presidente ruso, Vladimir Putin, lanzó un ataque a gran escala contra Ucrania, que marcó el estallido final del conflicto armado de 2014 entre el ejército ucraniano y los separatistas prorrusos en la región de Donbass en la región de Donbass. La guerra ha alcanzado ya la envergadura necesaria para ser puesta en la mesa de las dos grandes cortes internacionales: la Corte Internacional de Justicia y la Corte Penal Internacional, cuyas sentencias podrían tener graves consecuencias para Rusia y Putin.

“Lo que está claro es que un Estado no se puede tragar. Un estado entero no puede desaparecer porque alguien más lo diga. Esto no se puede permitir”, dice Araceli Mangas Martín, catedrática de derecho internacional en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), en declaraciones a Europa Press, resumiendo así la esencia de esta nueva guerra en el corazón de Europa.

El conflicto ucraniano está en el punto de mira de la Corte Penal Internacional desde 2014, cuando Ucrania, que no es parte del Estatuto de Roma (tratado por el que se establece la CPI), autorizó a este tribunal de La Haya a identificar, enjuiciar y, en su caso, a juzgar a quienes hayan cometido crímenes de guerra o crímenes de lesa humanidad en su territorio.

El permiso otorgado por Ucrania ha permitido a la CPI investigar cualquier posible crimen internacional cometido en suelo ucraniano desde noviembre de 2013, que hasta la fecha ha incluido la represión de las protestas en la plaza Maidan que llevaron a la caída del gobierno de Viktor Yanukovych y el conflicto en las regiones disidentes de Lugansk y Donetsk entre las fuerzas armadas ucranianas y las milicias apoyadas por Moscú.

La CPI completó su examen preliminar del caso de Ucrania en 2020 y concluyó que había indicios de que se habían cometido crímenes internacionales. Pero no fue hasta el 28 de febrero cuando el nuevo fiscal jefe de la CPI, Karim Khan, anunció que había decidido abrir una investigación oficial. Y lo hizo anunciando que sus investigaciones también incluirían la reciente invasión rusa.

No obstante, recordó que antes tuvo que obtener la autorización expresa de la sala de instrucción, señalando que si los países que integran la CPI hubieran denunciado directamente la guerra de Ucrania ante la Fiscalía, se podría haber evitado este proceso procesal. Un total de 39 Estados miembros, entre ellos España, respondieron a la petición de Khan, por lo que las investigaciones ya están en marcha.