Dom. Jul 3rd, 2022

  • La neuropatía óptica glaucomatosa es ahora la segunda causa principal de ceguera en el mundo después de las cataratas.
Foto de Pedro Enrique Andarelli

El Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA) de Alcalá de Henares ha realizado una investigación para mejorar los resultados del tratamiento y evitar complicaciones en pacientes diagnosticados de glaucoma. Los análogos de prostaglandinas son fármacos de primera línea utilizados actualmente en el tratamiento de la neuropatía óptica glaucomatosa, que actualmente es la segunda causa de ceguera en el mundo, después de las cataratas.


Es un reto para la salud pública, por lo que también son importantes la sensibilización e iniciativas como el Día Mundial del Glaucoma cada 12 de marzo.

Además, estos fármacos son el tratamiento de primera línea por su perfil de seguridad, su eficacia hipotensora y su cómoda posología. De ahí el interés del estudio realizado por el Servicio de Oftalmología del HUPA basado en el análisis de las propiedades biomecánicas de la córnea en treinta pacientes del propio hospital.

Las conclusiones de este estudio observacional abren una interesante y positiva línea de investigación, ya que se ha comprobado que este tipo de apósitos reducen la rigidez corneal de forma estadísticamente significativa.

La rigidez corneal y el grosor corneal central son las dos principales propiedades biomecánicas de la córnea que afectan la precisión de la medición de la presión intraocular, el factor de riesgo más importante identificado en la patogenia del glaucoma, por lo que es fundamental obtener mediciones precisas para evaluar la respuesta a los tratamientos médicos. y terapias quirúrgicas.

Los médicos se enfrentan a una serie de retos en la práctica clínica para abordar esta grave enfermedad neurodegenerativa crónica, que provoca un aumento de la presión intraocular y una disminución progresiva del campo visual. Si no se diagnostica y trata a tiempo, puede provocar ceguera.


La sección de Glaucoma con este estudio abre una interesante y positiva línea de investigación al observar los efectos positivos sobre la rigidez corneal con el tratamiento.

Esta patología no suele presentar síntomas, de ahí la importancia de realizar controles periódicos y contactar con el oftalmólogo para un diagnóstico precoz de esta enfermedad. El diagnóstico y tratamiento temprano del glaucoma previene la pérdida de la visión en la mayoría de los casos. Sin embargo, uno de los retos a los que se enfrentan los oftalmólogos es cuando buscan tratar de forma eficaz para proteger la visión, como es el caso de los pacientes que no consiguen una presión intraocular óptima con sus medicamentos actuales, para los que es necesario administrar otros tratamientos que requieren mayor conocimiento de sus efectos sobre la presión intraocular del ojo y sobre las estructuras oculares implicadas en la regulación de la tensión ocular.

Por último, es necesario sensibilizar a los pacientes sobre la importancia de seguir las indicaciones del oftalmólogo, a lo que contribuyen Congresos como el Día Mundial del Glaucoma, contribuyendo a reforzar la importancia de la adherencia terapéutica en esta enfermedad crónica para evitar complicaciones, dado que la Terapéutica El cumplimiento es otro tema importante, ya que siete de cada diez pacientes (68%) que utilizan más de un tipo de colirio para el glaucoma no siguen bien el tratamiento, lo que, por su complejidad, repercute negativamente en la calidad de vida del paciente. .

Sin embargo, con la puesta en marcha de este tipo de ensayos clínicos, como el del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, se avanza en la búsqueda de fármacos más eficaces, con una administración más cómoda y sencilla para prevenir la pérdida de visión y aumentar la calidad de vida. y la seguridad de estos pacientes.