Vie. May 20th, 2022

    • El Hospital Príncipe de Asturias estudia la relación entre la fibromialgia y los cambios en el sistema inmunitario para avanzar en esta patología sobre el dolor crónico.
    Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

    La Sección de Reumatología del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA) de Alcalá de Henares investiga la fibromialgia, una enfermedad caracterizada por un dolor crónico generalizado que el paciente localiza en el aparato locomotor. El 12 de mayo es reconocido por la Organización Mundial de la Salud como el Día Internacional de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica con el objetivo de concienciar sobre estas enfermedades que afectan a entre el 3% y el 6% de la población mundial.

    La investigación que se lleva a cabo en la sección de reumatología del centro parte de la hipótesis de que la fibromialgia puede estar provocada por alteraciones en el sistema inmunitario. Debido a la relevancia de los linfocitos T, particularmente CD4, en la regulación y desarrollo de la respuesta inmune, los convierte en una población particularmente relevante para detectar disfunción inmune.

    El estudio consiste en estudiar la distribución de los diferentes estados de diferenciación/activación de los linfocitos T CD4, la producción de citoquinas proinflamatorias por parte de estas células, así como la determinación de estas citoquinas en suero, en relación a un grupo de personas. sanos, otro grupo de pacientes con síndrome de Sjögren (una enfermedad autoinmune sistémica crónica que afecta principalmente a las glándulas lagrimales y salivales, produciendo sequedad, a veces acompañada de afectación de órganos internos) y pacientes con fibromialgia asociada al síndrome de Sjögren.

    La investigación de HUPA se suma a los hallazgos recientes de diversas alteraciones en el funcionamiento del sistema nervioso a nivel de mecanismos de activación celular, alteraciones de las vías nerviosas y neurotransmisores en estos pacientes. Con estos avances, es posible avanzar en la mejora del conocimiento de las bases fisiopatológicas y orgánicas que pueden causar la fibromialgia. No en vano, su prevalencia entre la población es alta y afecta al 2,45% de la población adulta, especialmente a mujeres de mediana edad.

    Esta alta prevalencia, junto con el hecho conocido de que este trastorno tiene asociado un importante coste sanitario, tanto en términos de consumo de recursos sanitarios directos como de costes indirectos derivados de las horas perdidas, lo convierten en un problema de salud de primera línea.

    La fibromialgia se asocia a otros síntomas como alteraciones del sueño, cansancio desproporcionado con la actividad realizada, alteraciones cognitivas, ansiedad o depresión, que frecuentemente acompañan a esta enfermedad y la convierten en una de las de peor calidad de vida percibida por el paciente.

    La asistencia a los pacientes con fibromialgia se realiza básicamente a través de las consultas de reumatología del Centro Integral de Diagnóstico y Tratamiento Francisco Díaz, así como en el propio Hospital, tanto en las Consultas Externas de Reumatología como en la Unidad del Dolor perteneciente al Servicio de Anestesiología y Resucitación.

    Sin embargo, la fibromialgia no tiene un tratamiento curativo, por lo que es necesario optimizar todas aquellas medidas farmacológicas y de otro tipo que permitan el mejor control posible sobre la enfermedad. En este caso la Unidad del Dolor adapta los tratamientos farmacológicos con los fármacos más eficaces y, si el paciente se presenta sin dicho tratamiento, se inicia un tratamiento de este tipo.