Mié. Jun 29th, 2022

Foto de la Comunidad de Madrid

  • El Gobierno regional activará 170 nuevos puestos en los municipios de Alcalá y Colmenar Viejo
Foto de la Comunidad de Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, presidió ayer la segunda reunión del Comité de Crisis de Ucrania creado la semana pasada por el Gobierno regional, cuyo objetivo es coordinar la toma de decisiones y la coordinación de todos los recursos de la autonomía de la Administración en ayuda a los refugiados.

Este organismo informó sobre la propuesta realizada al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para crear un corredor de transporte entre el Centro de Refugiados de Pozuelo de Alarcón y el Hospital Público de Enfermería Isabel Zendal, para que, una vez obtenida la protección temporal, puedan realizar todas sus trámites y necesidades de asistencia con la Comunidad de Madrid bajo una única gestión.

El Comité detalló la actualidad y desarrollo del Protocolo de Actuación Inmediata contra la llegada de desplazados procedentes de Ucrania puesto en marcha por la Comunidad de Madrid para atender las necesidades de las personas desplazadas en el ámbito social, educativo o sanitario. En este sentido, desde el pasado viernes se habilitó el número de teléfono exclusivo y gratuito, con atención en idioma ucraniano, para refugiados (900 822 833), el número de llamadas atendidas supera las 775.

A este recurso se suma la web Comunidad.madrid/ukrania, que informa del Plan de Integración y contiene información sobre los pasos a seguir para acceder a servicios como sanidad, educación, familia, vivienda, transporte, emergencias o trabajo.

En el ámbito sanitario, la Comunidad ha atendido a 1.343 refugiados, en unidades del SUMMA112, hospitales y atención primaria. En cuanto a los menores, 618 estudiantes ucranianos ya están matriculados en los centros educativos de Madrid.

Además, la Comunidad de Madrid aumentará el número de aulas comunicantes para que los alumnos ucranianos llegados a la región tras la invasión rusa puedan aprender español en los centros educativos públicos de Madrid. Estas clases facilitarán la integración de los alumnos extranjeros que se incorporen y tengan deficiencias en el conocimiento del idioma.

Todo el servicio logístico también está centralizado en Zendal, que procesa las llegadas y envíos de ayuda humanitaria al pueblo ucraniano por parte de la empresa madrileña. A la fecha han salido 55 camiones hacia la zona de conflicto por un total de 390.000 kilos de insumos provenientes de 345 puntos donantes públicos y privados de la región.


Atención e información al público las 24 horas

Por otro lado, el Punto de Atención e Información de tramitación centralizada, que entró en funcionamiento la semana pasada en Zendal, ofrece información y atención general en español y ucraniano sobre todos los servicios disponibles en la región. Desde el lunes 21 de marzo cuenta con dotación ininterrumpida las 24 horas del día.

Allí, además de todas aquellas personas que deseen vacunarse contra la Covid-19 y comprobar su estado general de salud mediante un reconocimiento médico, se pueden realizar otra serie de trámites, como la solicitud de alta en la Tarjeta Sanitaria, la escolarización de menores, el asesoramiento sobre la activación en el trabajo, la asistencia y cuidado de menores, la expedición de la tarjeta de transporte gratuito de forma extraordinaria y limitada, entre otros trámites.

También cuenta con un servicio gratuito de acceso a Internet de alta velocidad con un asistente personal para el usuario. También está activo un teléfono 012 específico para ciudadanos las 24 horas del día, con asistencia telefónica gratuita de los intérpretes, y donde también es posible comprobar donaciones o colaboraciones.

El último de los servicios incorporados es la posibilidad de que los funcionarios públicos de la región tengan acceso a un nuevo servicio de teletraducción español-ucraniano y así atender a los ciudadanos ucranianos en su propio idioma que requieran alguno de los servicios públicos que ha puesto el ejecutivo regional. en su lugar su disposición disposición.

Habilitado por el Servicio al Ciudadano, funcionará a través de una línea telefónica asistida por intérpretes especializados y asistirá a los empleados públicos siempre que necesiten un traductor para el desempeño de sus funciones. La línea estará operativa de lunes a viernes durante toda la jornada laboral.

Por otro lado, cualquier persona interesada en prestar ayuda puede solicitar información en el número de teléfono 012 Servicio al Ciudadano de la Comunidad de Madrid. Asimismo, las entidades, organizaciones u ONG interesadas en seguir prestando ayuda humanitaria al Hospital Público Enfermera Isabel Zendal deberán contactar previamente con el Centro de Coordinación Municipal, en el teléfono 91 708 94 68. También podrán tramitar su ayuda por correo electrónico. [email protected].


En 24 horas se puso en marcha el colegio Lope de Vega Complutense para acoger a los primeros refugiados ucranianos que ya estudian español en sus aulas.
Refugiados ucranianos asistiendo a la escuela en Alcalá de Henares. – Óscar Chamorro

Desde hace poco más de 15 días, en los pasillos de esta ‘escuela’ se escucha a primera hora de la mañana, además de los buenos días en español, también se suma su versión en ucraniano.

Así lo contaba José A. González en una crónica publicada por ABC Anthropía este miércoles: «Me llamo Arsen y tengo 14 años. Ahora vivo en Alcalá de Henares y estudio en el Colegio Lope de Vega”, añade tras grabar la frase en su lengua materna.

Desde que cayeron las primeras bombas en Ucrania, Vlad, Daryna, Macar, Lidya, Arsen, Maxim y Oleksandra han comenzado una nueva vida. Un comienzo “en el que se les quitó lo que más quieren: su gente y su familia”, denuncia Jesús Calvo, asesor del director titular y pedagogo del centro.

Los primeros días, asegura Calvo, «llegan asustados y encogidos». Entonces, en el peor de los casos, más de 4.000 kilómetros en coche, furgoneta o autobús, llegan «con una importante situación de desarraigo y zozobra», Marina Aguilar, asesora de primaria.

El trabajo del departamento de Aguilar se centra en el seguimiento de los jóvenes y las dinámicas de integración con el resto del alumnado. “Todos sus compañeros son conscientes de lo que está pasando en Ucrania y entienden perfectamente que necesitan calor y ayuda”, María Jesús Martínez, directora de Secundaria y Bachillerato del Colegio Lope de Vega. “La verdad es que no ven la hora de ir a clase con sus compañeros”, agrega.

En este caso, los siete jóvenes refugiados comparten asignaturas como educación física, música y artes plásticas con el resto de alumnos del centro. “En estas materias no es tan necesario saber el idioma”, dice el director del centro.

Sin embargo, el trabajo más allá del conocimiento sigue siendo laborioso. «Cada uno depende de su propia situación familiar», dice Aguilar. “Todo el mundo tiene el apoyo de su familia en España”, dice Cónsul.

La madre, la abuela o las dos figuras paternas, padre y madre. “Pero muchas veces hacen preguntas para las que no tenemos respuesta”, revela Calvo. “Estamos trabajando para mostrarles que este es un lugar seguro donde no hay bombas ni ruidos”, agrega.

Adaptarse al nuevo centro ya su nueva situación es “imprescindible”, responde Marina Aguilar. “Han pasado por situaciones difíciles”, añade. Borrar el miedo es complicado, «Alcalá de Henares está cerca de la base aérea de Torrejón, el otro día pasó un avión militar y cuando una de las chicas lo oyó, se cayó al suelo», cuenta Natalia Cónsul.