Vie. Jun 21st, 2024

Desde que llegaron al cuartel Primo de Rivera en Alcalá de Henares –algunos hace casi dos meses, otros hace una semana–, inmigrantes canarios deambulan por las calles del ensanche complutense. No pueden hacer nada más: no tienen la documentación, ni su situación regularizada y mucho menos el asilo concedido. Las únicas dos opciones son las carreteras o el cierre de los campamentos de emergencia creados en respuesta a la crisis migratoria que invade las islas. Lo reconocen. «Puedes volverte loco ahí dentro. No hay nada que hacer, ni siquiera un curso de formación, y hay mucha gente, aunque la convivencia no es mala», afirma uno de los alojados, Daouda Thiam, a menos de un kilómetro de distancia, en el parque Zip Line. La distribución de alimentos, al mediodía, está a punto de comenzar y el parque es un bullicio de inmigrantes. Precisamente en ese momento, el viernes por la noche, uno de sus compañeros fue golpeado en la cabeza, gravemente herido y ingresado en la unidad de cuidados intensivos del departamento de tratamiento. del hospital Príncipe de Asturias, en una pelea en la que participaron seis residentes del centro, tres de ellos detenidos (uno ya había sido detenido quince días antes y expulsado del alojamiento). Los inmigrantes -todos subsaharianos- que pasan A través de ellos dicen que no saben nada de lo que pasó. No hablan o no quieren hablar. Al igual que los vecinos. «Primera noticia», dice Concha, vecina de la zona del parque de Los Nogales, cuando le preguntan qué pasó. Así lo coincide la Federación de Asociaciones de Vecinos de Alcalá de Henares. «No hemos oído nada de la pelea ni se ha hablado de ello en los grupos de WhatsApp de las asociaciones», afirma el presidente Enrique. Estándar Noticias relacionadas No hay incertidumbre con la gestión de Elma Saiz tras la llegada de 270 inmigrantes a Madrid Gerard Bono «Está todo en el aire», denunció el concejal de Servicios Sociales de Alcalá de Henares, con quien se reunió por primera vez el martes con Tras el enfrentamiento, la alcaldesa de la ciudad, Judith Piquet (PP), criticó la gestión del Gobierno y la política de inmigración. «No pueden simplemente traer a 1.260 personas y lavarse las manos», dijo, señalando que los residentes han estado «muy preocupados» desde el viernes por el «problema de seguridad» de la ciudad. También pidió una mayor presencia policial por parte de la delegación gubernamental. Mariano atiende en su bar, El Ruedo, justo frente al parque donde ocurrieron los hechos. “Sólo vienen aquí a comprar tabaco, no les sirvo bebidas”, afirma. No se enteró de la disputa el viernes hasta que un cliente se lo informó. »Hasta ese día no hubo problemas. No sé en el centro, nadie por aquí. Vienen, vienen, los ves por la calle de un lado a otro. Esperamos que el ambiente no se caliente por lo ocurrido, que no empeore y que sea un hecho aislado», confía el hotelero, que coincide con el alcalde: «No se puede dejar a una persona en la calle, camina sin documentos de identidad, de un lugar a otro sin hacer nada al respecto”. El sentimiento general en Alcalá es qué pasará con los 1.231 inmigrantes que ocupan Primo de Rivera. El centro está abierto de 9 a 22 horas, horario en el que pueden van y vienen cuando quieren: si no llegan de noche, se quedan a dormir en la vía pública. «No me importa si es rubio, pelirrojo o moreno, cualquiera puede cometer un error. Si pasó Nuevamente la situación cambiaría, pero de momento no podemos tratarlos a todos como delincuentes: son mil y seis los que se pelearon…«, dice Ana, otra de las vecinas que paseaba ayer, al mediodía, por el centro comercial Alcalá Magna, cerca del lugar de la pelea, y continúa: «No se quedarán encerrados en esa choza toda su vida. Habrá que hacer algo con ellos porque los vemos todo el tiempo en la calle». calles. Sin documentos ni siquiera pueden trabajar…«, pregunta. En esto coinciden todos en Alcalá. madrid_dia_0703 ‘Madrid actualizado’ ¿Quieres recibir la información más importante de la Comunidad de Madrid en tu correo electrónico de martes a viernes? Regístrate aquí NO Pero hay quienes no son tan comprensivos. «No es normal que en un barrio residencial como el Ensanche instalen este centro… Es un cuartel, con armas dentro, donde podrían tener acceso y podría estallar un motín», cree Blanca, vecina. del barrio: «Son unos adictos a la vagancia, son chavales muy pequeños que siempre van en grupo, algunos con la cara tapada, y crean inseguridad», dice esta vecina que incluso le ha prohibido a su hija de 14 años ir de compras centro. «No me atrevo».
Inmigrantes canarios se encuentran en el cuartel Primo de Rivera en Alcalá de Henares sin documentación ni asilo, lo cual les limita a deambular por las calles. Recientemente, se produjo una pelea en la que un hombre resultó gravemente herido y los residentes y vecinos desconocen los detalles del incidente. La alcaldesa de la ciudad ha criticado la gestión del Gobierno y la falta de seguridad. Algunos vecinos muestran comprensión hacia los inmigrantes, mientras que otros expresan preocupación y temor.

Aquí va la fuente original para saber más.

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.