Sáb. Abr 20th, 2024

En Alcalá de Henares nacieron o vivieron grandes nombres como Miguel de Cervantes, el Cardenal Cisneros o Manuel Azaña. Pero la ciudad complutense no sería la misma sin los hombres y mujeres que llegan en el camino y forman parte no sólo de su historia sino también de su mito como ciudad del conocimiento de las tres culturas.

El esplendor de la ciudad comenzó con la fundación de la Universidad de Alcalá, que se convirtió en el gran centro del humanismo español. La institución académica fue el atractivo para que los grandes pensadores de nuestro país visitaran la entonces localidad complutense.

En la primera mitad del Siglo de Oro llegó a pie un estudiante procedente de Barcelona. Aunque sólo pasó un año en la ciudad complutense, fijó su residencia en el Hospital Santa María la Rica y, poco después, acudió al Hospital de Antezana donde se dice que cocinaba para los enfermos a cambio de alojamiento y comida. Fue el futuro fundador de la Compañía de Jesús, San Ignacio de Loyola.

Años más tarde, el 12 de marzo de 1622, fueron canonizados en Roma los dos primeros santos jesuitas, Ignacio de Loyola y Francisco Javier, junto con Isidro Labrador, Teresa de Ávila y Felipe Neri.

El Hospitalillo de San Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola llegó a Alcalá en 1526 y partió en junio del año siguiente porque la Inquisición le prohibía predicar sin titulación ni licencia, lo que hacía estando de pie en el pozo del patio del Hospital de Antezana.

La antigua celda ocupada por el santo fue transformada en capilla por la Compañía de Jesús en 1669 y es visible en el interior de la iglesia. En él, además de un retrato suyo, se puede ver un gran lienzo que representa los cuatro milagros de San Ignacio, pintado en 1658 por Pedro Valpuesta.

Loyola y la Ermita del Cristo de las Doctrinas

Pero fue en la Ermita del Cristo de las Doctrinas donde Íñigo López de Loyola, nombre de nacimiento de San Ignacio, enseñó a los fieles la doctrina cristiana, en el mismo patio donde otros ilustres maestros como San Juan de la Cruz o San José de Calasanz así lo hizo. Años más tarde, hacia 1563, se creó en ese patio un oratorio obra del licenciado Juan López de Úbeda.

El Colegio Massimo de los Jesuitas

Fue tal la huella de San Ignacio en la ciudad complutense que apenas 20 años después de su llegada, los jesuitas fundaron su primer colegio universitario en Alcalá, cerca de la ermita donde hoy hay un monumento en su honor que data de principios de la segunda mitad del siglo XIX. el siglo desde el siglo XVI.

Ya en el siglo XVII cambió de ubicación a la calle Libreros donde se construyó el Colegio Máximo de los Jesuitas en la iglesia de Santa María la Mayor, gran modelo español de los templos construidos por la Compañía de Jesús.

Colegio San Ignacio de Loyola

Tras la supresión de la Compañía de Jesús en 1773, el colegio reabrió sus puertas en 1827 y cerró nuevamente en 1835. En 1953 se iniciaron las obras del edificio que actualmente es la Residencia de los Jesuitas y el Colegio San Ignacio de Loyola.

La Compañía regresó en 1955 con una Facultad de Filosofía para estudiantes jesuitas. Antes, en 1953, se creó un proyecto social: una escuela primaria que dio lugar a la escuela actual.

Fue en el curso 1971-1972 cuando se trasladó al edificio actual que se encuentra situado en el centro neurálgico del nuevo barrio del Ensanche de Alcalá de Henares.

El centro educativo abarca educación infantil, primaria, secundaria y formación profesional básica en electricidad y electrónica. Un total de 532 alumnos forman sus aulas donde imparten clases 42 profesores. Este colegio persigue «en colaboración con las familias y con el trabajo y dedicación desinteresada de tutores y profesores, la formación integral de los alumnos».

Referencias


En Alcalá de Henares, la presencia de figuras como Miguel de Cervantes y el Cardenal Cisneros ha marcado su historia. Sin embargo, la ciudad también ha sido influenciada por la llegada de personajes como San Ignacio de Loyola, quien fundó la Compañía de Jesús. Su paso por la ciudad dejó una huella que se puede apreciar en lugares como el Hospitalillo de San Ignacio de Loyola y la Ermita del Cristo de las Doctrinas. Además, los jesuitas establecieron varios colegios en Alcalá, como el Colegio San Ignacio de Loyola, que actualmente ofrece educación en diferentes niveles. La presencia de San Ignacio ha sido tan significativa en la ciudad que se han erigido monumentos en su honor.

Aquí va la fuente original para saber más.

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.