Mar. Abr 23rd, 2024

Foto de Ricardo Espinosa

  • No encontrarás en estas líneas descalificaciones insultantes y maldiciones gratuitas de mi parte, yo no soy así.
  • Gráficos enviados por Izquierda Unida

Encontrarás datos objetivos, plenamente comprobables, ya que son públicos, que avalan por qué el actual equipo de gobierno de Alcalá de Henares está ejerciendo políticas antisociales, totalmente ajenas a la conciencia social que se supone que tiene el PSOE.

Parto del supuesto de que el socialismo aspira a la igualdad de oportunidades, derechos y deberes para todas las personas. Igualdad política, social y económica, por lo que su ideario defiende el bien común y trabaja por la justicia social. Y precisamente por todo lo anterior, sostengo que el equipo de gobierno de Alcalá de Henares padece un caso claro de socialismo asintomático: dice ser socialista, pero no lo demuestra.

En un Concejo Municipal todo lo que se quiere hacer requiere financiamiento, dinero, y para saber cuáles son las prioridades de un Equipo de Gobierno Municipal, nada mejor que analizar su Presupuesto y Contabilidad General. El presupuesto es la previsión, el plan a principio de año donde enumeramos cuánto dinero vamos a destinar a cada cosa. La cuenta general es el balance de fin de año, donde podemos ver si realmente el dinero se ha asignado de acuerdo al presupuesto o si las prioridades han cambiado en el camino.

Me gusta utilizar la metáfora de que el Balance es la lista de la compra y que la Cuenta General es el balance final que hacemos al llegar a casa, donde realmente comprobamos cuánto hemos gastado y comprobamos lo que hemos traído o no. comprado en el coche.

Este gráfico distingue entre lo realizado y lo presupuestado en partidas sociales importantes correspondientes al acumulado de los años 2019, 2020 y 2021:

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares es una de las ciudades que menos invierte en servicios sociales por habitante y año, según el estudio anual que publica la Asociación de Directivos y Gestores de Servicios Sociales. El presupuesto anual para servicios sociales en Alcalá de Henares es inferior a 40 euros por habitante y año, lo que sitúa a Alcalá entre los municipios con «poca inversión» en servicios sociales. Los municipios con una «excelente inversión» en este ámbito superan los 100 euros por habitante al año. Pero cuando vemos la Cuenta General vemos que la situación es aún más alarmante. No solo hay poco presupuesto, mucho menos se está ejecutando.

Al consultar la Cuenta General del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, lo primero que llama la atención es que se presupuestan importantes partidas sociales, pero no se gastan, no se realizan.

En materias vitales como la “Garantía Alimentaria”, se realiza menos del 5%. Son muchas las neveras vacías de familias trabajadoras de Alcalá de Henares que podrían llenarse con este dinero no ejecutado. Lo mismo ocurre con las «Viviendas Sociales», cuando todas las noches, tanto en verano como en invierno, hay gente que pernocta en las calles de Alcalá.

Es muy evidente la baja ejecución presupuestaria en todo lo relacionado con la salud que gestiona el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, especialmente en la prevención y tratamiento de las drogodependencias.

A ello hay que sumar las privatizaciones que se han producido en este sector, como los reconocimientos médicos preventivos a los trabajadores municipales que ahora realiza la empresa privada Quirón Prevención, o los análisis de agua potable y piscinas, que se realizan por una empresa privada porque la Ciudad no cubre a las víctimas de sus trabajadores de laboratorio.

Es bastante contradictorio que las mismas personas con las que compartimos bandera para defender la sanidad pública madrileña no duden en privatizar la parte que corresponde al municipio, que es lo que gestionan.

En educación vemos la misma dinámica en una de las principales competencias del Ayuntamiento en esta materia: el mantenimiento de las escuelas públicas.

El 39% del presupuesto municipal para el mantenimiento de la escuela pública para el trienio en estudio no se ejecutó. Lamento decir que hay muchas filtraciones y reparaciones pendientes en nuestras escuelas por ejecutar esos 1.117.763€ que quedaron sin gastar, dejando necesidades al descubierto.

No vemos la puesta en marcha de políticas activas para prevenir el absentismo escolar, a pesar de tener un presupuesto para ello, y la mayor parte de las ayudas a los comedores escolares no se realizan, cuando hay muchas familias trabajadoras en Alcalá que tienen problemas para ofrecer las tres comidas al día. a sus hijos e hijas.

En esta legislatura también ha sido especialmente contradictorio que el PSOE no haya hecho nada para evitar el cierre de los colegios públicos Reyes Católicos y Juncal, así como del instituto de secundaria de Albéniz.

Una cuestión que siempre se presume para un gobierno municipal de mayoría socialista es su preocupación por el ejercicio de las políticas de igualdad entre hombres y mujeres.

Una vez más la realidad nos deja perplejos, pues menos de la mitad de lo presupuestado se ha invertido en acciones políticas y laboratorios de igualdad, encaminados a frenar el machismo a través de la formación y la educación. Y en cuanto a las medidas para evitar la parte más violenta del machismo, a través del Plan Integral contra la Violencia de Género, la ejecución fue sólo del 25%.

En esta legislatura, los tres apartados peor tratados desde el punto de vista presupuestario han sido Participación, Ayuda al Desarrollo y Juventud.

En Juventud se ha reducido el presupuesto en temas importantes como los campamentos de verano, eliminados en 2022, a lo que hay que añadir que la ejecución del presupuesto ha sido deplorable. Aquí tienes los datos, para que puedas comprobar que cuando uso el adjetivo «desgraciado» no lo hago gratis: cero euros realizados en tres años para proyectos de empleo juvenil y los mismos datos para fomentar el asociacionismo juvenil.

Uno de los problemas que más preocupa a la población, especialmente a los jóvenes, es la vivienda. De las cien viviendas íntegramente municipales (no confundir con las de la EMV, que es una empresa mixta), la gran mayoría no están a disposición de los vecinos. Enrejadas, muchas de ellas inhabitables, se aprecia que el presupuesto para el mantenimiento de estas casas no se ha ejecutado salvo la parte destinada a pagar las facturas de comunidad de las mismas.

Otro elemento relevante para los vecinos son las ayudas para la rehabilitación de viviendas. Mínima ejecución presupuestaria también en este caso.

En Participación no se ha hecho nada para desarrollar las Juntas Vecinales, las propuestas aprobadas en las Juntas Vecinales duermen el sueño de los justos en algún cajón y seguimos careciendo de presupuestos participativos y métodos de participación vecinal a la hora de acometer cambios urbanísticos.

Hay una partida presupuestaria que ha subido en esta legislatura. El Ayuntamiento de Alcalá de Henares destina hoy 1.050.000 euros al año más que en 2019 para pagar los sueldos de los concejales. Algo que ocurre desde la indecente subida de sueldos de los concejales propuesta y aprobada por PSOE y Ciudadanos en 2020, en pleno confinamiento. Ascensión indecente a la que fui el primer concejal en dimitir.

Estos datos, sumados a otros muchos interrogantes que dan pie a otros textos (aprobación del avance del PGOU que pretende urbanizar más de 260 hectáreas de suelo protegido, despido de trabajadores y cierre de la Fundación Nº1, privatización de los servicios públicos municipales. ..) me llevan a la conclusión de que la actuación del PSOE en Alcalá de Henares no se corresponde con lo que se espera de una organización socialista.

Mi abuelo era del PSOE y decía que ellos eran los que defendían a las familias trabajadoras. Lamento señalar que este no es el caso, no en Alcalá. Aquí el socialismo del PSOE es asintomático, lamentablemente.




Aquí va lafuente para saber más.

Por Eva Martínez Castillo

Eva Martínez Castillo es una periodista española especializada en reportajes de investigación. Ha trabajado para algunos de los principales medios de comunicación españoles, como El País y El Mundo. Martínez Castillo es conocida por sus intrépidos reportajes sobre temas delicados, como la corrupción gubernamental y el narcotráfico. En reconocimiento a su trabajo, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo en 2006.